¿Está inmerso en la cultura del consumismo?

Jamie Meakin
Díganos lo que piensa de este artículo

¿Quiere tener una "buena vida" llena de felicidad? ¿Cuál es el camino hacia una vida mejor? La cultura que nos rodea se ha vuelto cada vez más materialista. La "Cultura del consumidor", como se la ha denominado, depende de que cada persona cumpla con sus tendencias materialistas, ya que consistentemente compran bienes y servicios, gastando cíclicamente su dinero que gana con gran esfuerzo. Pero, ¿es la cultura del consumidor la clave para una vida mejor? ¿Está usted "comprando" dentro de la cultura del consumidor de hoy?

 

Nos bombardean todos los días con publicidad, ya sea por televisión, radio, periódicos, revistas o Internet, y todo eso en una variedad de dispositivos cada vez mayor. El marketing es un GRAN negocio. Se espera que el gasto mundial en publicidad supere los $591 mil millones en 2017. Se espera que el gasto mundial llegue a la asombrosa suma de $724 mil millones en 2020. Estas cifras exorbitantes son simplemente un reflejo de la sociedad materialista basada en el consumidor de hoy. Según Paul James, Profesor de Globalización y Diversidad Cultural en la Universidad de Western Sydney, "la búsqueda de la 'buena vida' a través de prácticas de lo que se conoce como 'consumismo' se ha convertido en una de las fuerzas sociales globales dominantes, superando las diferencias de religión, clase, género, etnia y nacionalidad". La cultura del consumidor es un problema que se extiende en forma creciente.

A donde quiera que uno mire, la gente está preocupada con las últimas modas, teléfonos, artilugios, computadoras, autos, y la lista continúa. TODOS hemos sido condicionados por la publicidad y una sociedad construida para persuadirnos a pensar que NECESITAMOS más. Las economías del mundo occidental, especialmente Estados Unidos y Gran Bretaña, se centran cada vez más, y de hecho dependen, del gasto público. Si el consumidor realmente necesita o no un producto es irrelevante en esta cultura de consumo. Pero, ¿realmente necesitamos más y hacemos estas "cosas" para proporcionar una vida mejor?

El principal problema es que la mayoría de los que se entregan al consumismo en realidad no tienen el dinero para gastar. Pero, por supuesto, muchos no se preocupan, centrándose más bien en el aquí y ahora. La gratificación instantánea depende muy a menudo del crédito. El Reino Unido está ahogado en 200 mil millones de libras en deuda de consumo que consiste en financiamiento de automóviles, préstamos personales y tarjetas de crédito. En los Estados Unidos, las familias colectivamente tienen más de $1 billón de dólares de deuda en tarjetas de crédito, el nivel más alto en la historia de los Estados Unidos. ¿Cómo ha llegado a esto?

Un factor importante que contribuye es la cultura de consumo "debe tenerlo ahora". Si bien parte de esta deuda se debe a las necesidades cotidianas, ya que muchos luchan por vivir dentro un clima económico difícil, a menudo es una deuda inevitable. Si bien la obtención de nuevos artículos puede dar como resultado una felicidad a corto plazo, estar endeudado en realidad le roba a uno la buena vida en el futuro. La cultura del consumidor, por atractiva que parezca, no conduce a una mejor vida, más feliz, ni más plena.

¿Hasta qué punto se ha visto usted personalmente afectado por la cultura de consumo actual? ¿Tiene usted una perspectiva materialista? Eclesiastés 5:10 dice: "El que ama el dinero, no se saciará de dinero; y el que ama el mucho tener, no sacará fruto..." Jesucristo, en Mateo 6:19, instruye: "No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan". Adicionalmente, él nos dice que nos enfoquemos en el versículo 33 diciendo: "Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas [nuestras necesidades diarias] os serán añadidas".

Aquellos que se enfocan en el plan y el propósito de Dios se distanciarán de la mentalidad de la cultura del consumidor, buscando a cambio confiar en las promesas de Dios como nuestro proveedor. El camino de Dios es el camino del dar, en lugar de obtener. Esta es la verdadera clave para tener una "buena vida".

El reino de Dios, anunciado al regreso de Jesucristo, no tendrá una cultura de consumo basada en satisfacer los deseos materialistas y, en última instancia deseos egoístas. Si desea comenzar la búsqueda de la verdadera "buena vida" ahora, lea nuestro folleto gratuito El maravilloso mundo de mañana: ¿Cómo será?