Matrimonio versus Cohabitación

Roger Meyer (columnista invitado)
Díganos lo que piensa de este artículo

Cuando era niño en la década de los 1950, recuerdo la expresión de asombro en el rostro de mi madre cuando escuchó la noticia de que una pareja de vecinos se estaba divorciando. El divorcio no era tan común en ese entonces, al menos no en el medio oeste rural donde vivíamos. Y un hombre y una mujer no vivían juntos a menos que estuviesen casados, y si lo hacían, eran avergonzados y rechazados.

¡Cómo han cambiado los tiempos en las últimas décadas! Cuando estaba en la escuela secundaria, la noticia de que una de nuestras compañeras de clase había quedado embarazada nos estremeció a todos. Esto no sucedía muy a menudo en nuestro pequeño pueblo. El asiento donde se sentaba nuestra compañera de clase quedo repentinamente vacío. Esto también significaba que el joven también dejaría la escuela, si asumía la responsabilidad de conseguir un trabajo y de casarse apresuradamente con la madre de su hijo por nacer.

Luego, la revolución sexual se aceleró y, durante las siguientes dos décadas, la moral y el matrimonio se convirtieron en un "espécimen en peligro de extinción". En las últimas décadas, el embarazo entre adolescentes se ha vuelto rampante y las chicas embarazadas en la escuela secundaria se sientan en clase con sus compañeros, como si nada hubiera pasado. No tienen la sensación de vergüenza que muchas sintieron unas décadas antes. Y, con demasiada frecuencia, el joven no asume ninguna responsabilidad por la criatura que ha engendrado, a menos que intervengan los tribunales.

El tema del matrimonio versus la cohabitación se convirtió en el objetivo de numerosos estudios realizados por psicólogos y sociólogos en las universidades. Se han realizado cientos de estudios, algunos de ellos bastante extensos, que abarcan varias décadas de investigación y es interesante ver que los resultados de muchos de estos estudios apoyan la moralidad expresada en la Biblia.

Por ejemplo, los estudios muestran que las parejas que viven juntas y luego se casan tienen una mayor probabilidad de terminar en divorcio en comparación con parejas que no viven juntas antes del matrimonio. El matrimonio tiene un efecto positivo en las finanzas y mejora significativamente el sistema de apoyo en una familia. El matrimonio tiene un efecto positivo en la salud de la pareja: se contagian menos resfriados, tienen menos ataques cardíacos, baja presión arterial y, en general, tienen una tasa de mortalidad más baja que las personas que no están casadas. Debe señalarse, sin embargo, que un mal matrimonio no produce estos efectos positivos y, de hecho, puede producir algunos efectos muy negativos para la salud.

Un estudio publicado por S. Alexandra Burt, Ph.D., Profesor Asociado de Psicología y Comportamiento Genético en la Universidad Estatal de Michigan, muestra el efecto del matrimonio sobre el comportamiento antisocial de los hombres. En resumen, el estudio concluyó que el matrimonio tiene un efecto significativo y positivo en la disminución de dicho comportamiento.

Dios dijo, cuando creó a Adán, "no es bueno que el hombre esté solo" (Génesis 2:18), y por tanto creó una esposa para él. También dijo "dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne " (v. 24). También prescribió leyes que fomentan y apoyan el matrimonio, lo que lleva a los muchos resultados positivos demostrados por estos estudios. Cuando no se siguen las leyes de Dios en el matrimonio, esto lleva a resultados negativos y esto también lo demuestran los estudios. El Creador sabía estas cosas mucho antes de que se realizaran estos estudios. Si solo la humanidad pudiera leer y prestar atención nuestra situación actual sería muy diferente.

Los fabricantes de productos incluyen invariablemente un manual de instrucciones con advertencias para no operar el equipo sin leer primero las instrucciones y advierte que el incumplimiento de las instrucciones puede anular la garantía. Si la humanidad solo leyera y siguiera el libro de instrucciones de Dios, la Santa Biblia, encontrarían que esta proporciona los procedimientos operativos para la salud, la felicidad y el éxito en el matrimonio. Si desea conocer cuáles son esas instrucciones, solicite una copia gratuita del folleto: El Plan de Dios para un matrimonio feliz.