"Compra" la verdad

Roger Meyer (columnista invitado)
Díganos lo que piensa de este artículo

Hay un viejo dicho que dice: "La verdad es un bien escaso", y esto parece ser más cierto hoy que nunca antes. La verdad es valiosa, e invertir en este producto de primera necesidad es sabio, ya que es un bien escaso.

Reconozcámoslo: las mentiras, los engaños, las falsedades, las tergiversaciones y las omisiones son comunes. Si tenemos incluso un mínimo de experiencia, nos hemos vuelto escépticos con respecto a casi todas las declaraciones, sin importar la fuente, ya sea impresa, en televisión o en la Internet. Parece que no se puede confiar en que algo sea real o preciso. Todo es sospechoso. El mundo está lleno de mentirosos.

Al igual que en todos los mercados, este "mercado de la verdad" también contiene medias verdades, estafas y mentiras directas. Todos estamos invitados a "comprar" de esta gran variedad. Pero las mentiras se dañan bastante rápido. Al igual que una fruta que tiene su corteza protegida con cera, por fuera se ve bien, pero por dentro puede estar podrida. Las verdades a medias pueden durar un poco más, pero finalmente se revela lo que es verdad y lo que no lo es. Solo la verdad real sobrevive.

Las mentiras son tan antiguas como el Jardín del Edén, donde la serpiente (Satanás el Diablo disfrazado), le mintió a Eva cuando le dijo que no moriría si comía de la fruta prohibida. Por desgracia, ella compró la mentira, y la humanidad ha estado comiendo de esa fruta podrida desde entonces. Adán y Eva juntos "compraron" la idea de que podían decidir por sí mismos qué es verdad y qué es mentira. Esta es la esencia del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal. Satanás le dijo a Eva: "Seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal" (Génesis 3:5). En otras palabras, Satanás dijo: " puedes decidir qué es correcto y qué es incorrecto, qué es verdadero y qué es "falso". ¡No necesitas que Dios te lo diga! ¡Decide por ti mismo! ". Incluso acusó a Dios de ser mentiroso en un versículo anterior, cuando dijo: ¡No moriréis! "(v. 4), ¡una contradicción directa a la advertencia de Dios! (Véase Génesis 2:16-17).

En esta era, una persona no necesita ser particularmente astuta para darse cuenta de las disputas partidistas de los líderes en muchas naciones. Los partidos políticos presentan su propia versión de "la verdad". Se esfuerzan por convencer al observador de que uno u otro está totalmente equivocado, y que el otro debe tener toda la razón. ¡Pero ambos pueden estar equivocados, y con actitudes totalmente equivocadas!

Más que nunca, las "verdades" se presentan de forma casi instantánea, e incluso se transmiten en vivo por televisión o Internet. Ya no tenemos el tiempo o no nos tomamos el tiempo suficiente, para analizar lo que vemos, escuchamos o leemos; ni para "reflexionar sobre las cosas" o para analizar o probar críticamente lo que es "un hecho".

En este mercado, la sabiduría de antaño nos dice: "Compra la verdad, la sabiduría, la enseñanza y la inteligencia y no las vendas" (Proverbios 23:23). ¡Qué maravilloso consejo! Pero lo difícil es, obviamente, identificar la verdad en esta enorme variedad de presentaciones de verdades, medias verdades y mentiras descaradas.

En última instancia, solo hay una fuente de verdad absoluta y esa fuente es Dios. Jesús dijo, "...tu palabra es verdad" (Juan 17:17). Esa fuente puede ser verificada; se puede probar y verificar que es como roca sólida. De hecho, Dios nos anima a que la "verifiquemos", ya que se nos dice: "Examinadlo todo; retened lo bueno" (1 Tesalonicenses 5:21). ¡La podemos probar! La versión original de la Biblia King James incluso usa la expresión "prueba" todas las cosas.

La palabra de Dios, la Biblia, declara la verdad. Jesús declaró la verdad, afirmando que Él es la verdad (Juan 14:6), que Él nos daría "…el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad" (Juan 16:13). Si nos convertimos en sus discípulos (sus seguidores) y nos aferramos a sus enseñanzas, conoceremos la verdad, y la verdad nos hará libres (Juan 8:31-32).

La verdad es un bien precioso. Si lo buscamos y buscamos que Él nos la enseñe, Él enviará su verdad y nos mostrará como caminar en ella (Salmo 25:5, 42:3, 86:11). Nos convertiremos en "primicias de sus criaturas" (Santiago 1:18).

La verdad es, de hecho, un bien muy valioso. ¡Cómprala y no la vendas! Para ayudarlo a encontrar la verdad revelada en las Sagradas Escrituras, lea nuestros numerosos artículos y folletos gratuitos que se encuentran en nuestro sitio web de El Mundo de Mañana.