Un maravilloso ejemplo de determinación y perseverancia

Díganos lo que piensa de este artículo

En un momento en el que nos inunda diariamente un tsunami de negatividad y acontecimientos oscuros y premonitorios en todo el país y el mundo, una historia real de valentía y superación es bienvenida para tener un descanso de las malas noticias. Tal es la historia de un hombre y su afligido hijo que se negaron a dejarse obstaculizar por la discapacidad y dieron un maravilloso ejemplo de determinación y perseverancia a todo el mundo.

Cuando Rick Hoyt nació en Holland, Massachusetts, el 10 de enero de 1962, sus padres recibieron la devastadora noticia de que su hijo tenía parálisis cerebral y probablemente necesitaría ser internado en una institución. Sus padres, Dick y Judy Hoyt, no aceptaron esa recomendación y decidieron criar a su hijo para que fuera lo más funcional posible, contra todo pronóstico. Desde el principio, sus padres se dieron cuenta de que, aunque tenía una discapacidad física grave y no podía comunicarse verbalmente, su hijo era un niño inteligente. A través de esfuerzos tenaces e innovadores, pudieron enseñarle el alfabeto y luego a leer y después de que le pusieran una computadora especial, aprendió a comunicarse. Para sorpresa de todos, completó la escuela secundaria y se graduó de Boston College en 1993 con un título en educación especial. Boston College luego lo contrató para ayudar a estudiantes discapacitados.

Incluso con todos estos logros, la vida seguía siendo un límite para Rick. En 1977, le preguntó a su padre si podían participar en una carrera para recaudar fondos para un estudiante discapacitado. Si bien su padre no era corredor, sí participaron en la carrera. Mientras corría, el padre de Rick empujó a su hijo en una silla de ruedas. A Rick le encantó y le dijo a su padre: "Cuando estoy corriendo, se siente como si no estuviera discapacitado" y así comenzó su odisea.

Dick comenzó a entrenar y el “Equipo Hoyt” se convirtió en una realidad. Más tarde, en otros eventos, Rick fue transportado en una bicicleta especialmente equipada. En los eventos de natación, lo arrastraron, sentado, en un bote. A lo largo de los años, el Equipo Hoyt participó en 1.130 eventos de resistencia, incluidos triatlones, concursos de Iron Man, etc. Esto incluyó 72 maratones, de los cuales 30 fueron el famoso Maratón de Boston. Incluso viajaron en bicicleta y corrieron a través de los Estados Unidos, cubriendo 6.011 kilómetros en 45 días. En estos eventos, siempre fueron aclamados por multitudes de espectadores.

Dick Hoyt murió el 17 de marzo de 2021, a la edad de 80 años. El “Equipo Hoyt” demostró que los grandes logros son posibles, incluso frente a obstáculos abrumadores, si uno tiene una meta clara, preparación y perseverancia. El ejemplo sobresaliente de esta familia ha animado e inspirado a miles de personas en todo el mundo.

Si bien esta historia no tiene un ángulo religioso, este increíble equipo de padre e hijo ilustra algunos principios bíblicos importantes a través de sus acciones. Salomón, el sabio rey del antiguo Israel, hizo esta observación: “Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas; porque en el Seol, adonde vas, no hay obra, ni trabajo, ni ciencia, ni sabiduría. Me volví y vi debajo del sol, que ni es de los ligeros la carrera, ni la guerra de los fuertes, ni aun de los sabios el pan, ni de los prudentes las riquezas, ni de los elocuentes el favor; sino que tiempo y ocasión acontecen a todos” (Eclesiastés 9:10-11).

A todos les ocurren circunstancias imprevistas, pero es nuestra reacción y respuesta a las adversidades lo que a menudo determina el resultado. Proverbios 24:16 contiene esta joya de sabiduría sobre el tema: "Porque siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse; más los impíos caerán en el mal". El apóstol Pablo usó una analogía deportiva que involucra una carrera para establecer un punto importante. “¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis. Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible. Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire, sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que, habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado” (1 Corintios 9:24-27).

Pablo, el apóstol de los gentiles, superó muchos obstáculos en su pasión por difundir el Evangelio por todo el mundo romano. Puede leer los detalles sobre sus desgarradoras experiencias durante sus viajes difíciles en 2 Corintios 11:21–28. Pablo personificó el principio que se encuentra en Romanos 12:21: "No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal".

La Biblia contiene principios para superar la adversidad y vivir una forma de vida exitosa en un mundo que va en la dirección errada y encaminado hacia grandes problemas. Como el ejemplo inspirador del “Equipo Hoyt”, es posible tener una vida con propósito y superar las condiciones adversas. Los programas de El Mundo de Mañana, nuestras numerosas guías de estudio y el Curso de Estudio Bíblico de 24 lecciones están disponibles, sin cargo, para ayudarlo a encaminarse en su odisea espiritual.