¿Ira usted al cielo? ¿Quién puede saberlo?

Díganos lo que piensa de este artículo

El martes 20 de diciembre de 2005, la cadena televisiva ABC emitió un programa especial de dos horas titulado "El Cielo: ¿Dónde está y cómo llegamos allí?" Para poder producir este programa, Barbara Walters pasó un año entero viajando por el mundo y "entrevistando a líderes religiosos, científicos, creyentes y no creyentes para obtener una gama de perspectivas sobre el Cielo y qué pasa después de la muerte".

Ella pasó por alto lo obvio, que estaba entrevistando a las personas equivocadas. Es imposible que cualquier ser humano pueda responder a estas interrogantes basándose en su propia experiencia. Por lo tanto, las respuestas fueron solo especulaciones, opiniones y sentimientos.

Pero sí hay alguien que puede hablar con autoridad sobre lo que sucede después de la muerte por experiencia propia ¡y ese alguien es Jesucristo!

¡Jesús es el único ser humano que ha resucitado a la vida espiritual! Después de tres días y tres noches en la tumba, Jesucristo resucitó y fue visto por más de 500 testigos durante un período de 40 días (1 Corintios 15: 3; Hechos 1). Después de eso, los discípulos vieron cómo desaparecía en una nube (Hechos 1:3) para sentarse a la diestra del Padre, en el Cielo (Marcos 16:19).

Entonces, ¿qué dice Jesucristo acerca del Cielo? ¿Es el lugar donde los santos vivirán por toda la eternidad, en un estado de bendición? Cuando Jesucristo estuvo en esta Tierra, note sus palabras, según lo registrado por el apóstol Juan: "Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo" (Juan 3:13). ¡La creencia popular de que las madres, padres, abuelos, hermanos y hermanas fallecidos están en el Cielo y que nos reuniremos con ellos al morir, no está en la Biblia! El único que puede hablar con autoridad sobre el tema de la vida después de la muerte es Jesucristo ya que ningún hombre (o mujer) ha subido al Cielo.

Entonces, ¿dónde están los muertos? Descansando y esperando en sus tumbas la resurrección de los muertos al regreso de Cristo. Pedro dijo en el Día de Pentecostés, "Se os puede decir libremente del patriarca David, que murió y fue sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy... porque David no subió a los cielos" (Hechos 2:29, 34).

No iremos al Cielo, por el contrario ¡Jesús regresará a la Tierra! Después de que los discípulos vieron a Jesús ascender al cielo 40 días después de su resurrección, los ángeles hicieron una declaración importante: "Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo" (Hechos 1:11). Pablo fue inspirado para explicar que este evento coincidirá con la resurrección de los santos, quienes saldrán de sus tumbas, se levantarán para encontrarse con Cristo en las nubes, subirán al Cielo y regresarán con Cristo de vuelta a la Tierra. "Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras" (1 Tesalonicenses 4:14-18).

¡Es un consuelo saber lo que sucede después de la muerte, directamente de las palabras de Aquel que ha estado allí! Si desea aprender más acerca del futuro del Reino de Dios en la Tierra, vea nuestro programa de El Mundo de Mañana “¿Se ira usted al Cielo?"

¿Cómo puede conocer la verdad sobre el Cielo y el más allá? Preguntándole a la persona correcta.