En busca de paz mental

Díganos lo que piensa de este artículo

Charles Dickens, (1812-1870), el popular y prolífico autor de la época victoriana de Gran Bretaña, escribió una conmovedora introducción a su famosa novela, “Un cuento de dos ciudades”, publicada en 1859. Bueno, eso fue hace mucho tiempo, pero su descripción de ese tiempo ciertamente se ajusta a esta era moderna. Escribió: "Fue el mejor de los tiempos, fue el peor de los tiempos, fue la era de la sabiduría, fue la era de la tontería, fue la época de la creencia, fue la época de la incredulidad, fue la temporada de la luz, fue la estación de la oscuridad, fue la primavera de la esperanza, fue el invierno de la desesperación".

A medida que los eventos de cada día se desarrollan, los detalles de su colorida representación se desarrollan a su alrededor. La prosperidad existe junto a la pobreza, la opulencia junto a la miseria, y la productividad junto a la negligencia derrochadora. De vez en cuando ocurre un tiroteo masivo en algún lugar seguro donde las personas deberían poder realizar sus negocios o actividades durante su tiempo libre. Los actos de terrorismo cometidos por fanáticos o extremistas de diversos tipos ocurren en todo el mundo con preocupante regularidad.

La corrupción cultural en forma de abuso de drogas ilícitas, confusión de género, sexualización de casi todo, aborto y corrupción en todos los niveles del gobierno y la sociedad son rampantes. Los líderes políticos señalan con el dedo y atribuyen motivos, pero aparentemente no pueden ponerse de acuerdo sobre nada constructivo o productivo a modo de soluciones. Las redes sociales avivan las llamas del odio y la rudeza. Ante estas tensiones y crecientes presiones, muchas personas están profundamente preocupadas ya que la ansiedad afecta su calidad de vida. Para algunos, estas condiciones traen un "invierno de desesperación".

¿Cómo puede uno mantenerse positivo, optimista y alegre a medida que avanza en la vida? ¿Hay alguna manera de enfrentar estos problemas difíciles de controlar sin sentirse abrumado por el desánimo? En realidad, hay un camino, pero no muchos lo conocen porque se encuentra en un libro que la mayoría no lee ni quiere leer. Puede sorprenderle saber que la forma de encontrar la paz mental se encuentra en la Biblia.

En cuanto a la paz mental, el profeta Isaías dio un consejo que nos sirve sin importar en qué etapa de nuestra vida con encontremos: "Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado" (Isaías 26: 3). La paz mental puede ser algo difícil de alcanzar, pero aquellos que buscan a Dios y su justicia pueden encontrarla (Mateo 6:33).

Dios le dijo a Ezequiel, otro profeta enviado a una nación atribulada, "... mira con tus ojos, y oye con tus oídos, y pon tu corazón a todas las cosas que te muestro ..." (Ezequiel 40:4) En otras palabras, no se distraiga, concéntrese o "enfóquese" en lo que Dios tiene para usted.

¿Cómo podemos "enfocarnos"? ¿Cómo podemos "concentrarnos" en Dios? El salmista escribió sobre esto en un hermoso poema acróstico (cada estrofa comienza con una letra del alfabeto hebreo) que se encuentra en el Salmo 119. Los versículos 10-11 dicen: “Con todo mi corazón te he buscado; no me dejes desviarme de tus mandamientos. En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti”. Los versículos 15–16 nos dicen que pensemos, consideremos y disfrutemos el estudio de la Biblia, “En tus mandamientos meditaré; consideraré tus caminos. Me regocijaré en tus estatutos; no me olvidaré de tus palabras". El versículo 37 es una clave vital para despejar tu mente, cuando dice: "Aparta mis ojos, que no vean la vanidad; avívame en tu camino". Al evitar cosas sin valor, tendrá más tiempo para enfocarse en los principios eternos encontrados en la Biblia. Finalmente, en el versículo 165, un versículo que deberíamos memorizar “Mucha paz tienen los que aman tu ley, y no hay para ellos tropiezo". Note que, "mucha paz", no una emoción pasajera superficial, sino una paz mental genuina y que será suficiente para todas sus necesidades.

En el Nuevo Testamento, el apóstol Pablo, quien recibió golpes y llevaba cicatrices por proclamar con valentía las Buenas Noticias de Jesucristo y el Reino de Dios venidero, se inspiró para escribir esto en medio de sus pruebas: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” (Filipenses 4:6–7).

Puede parecer una simplificación exagerada, pero, no obstante, es cierto. En tiempos de estrés, "pongamos nuestro corazón" en lo que Dios tiene para para nosotros y tendremos "paz que sobrepasa todo entendimiento".

Nuestros folletos sobre temas bíblicos, la Revista del Mundo del Mañana, el Curso Bíblico del Mundo del Mañana y otra información de vital importancia están disponibles aquí de forma gratuita.