Bajo la sombra de sus alas

Brian Pomicter
Díganos lo que piensa de este artículo

A menudo en nuestras vidas se presentan problemas y dificultades. Un autor bíblico famoso nos dice dónde debemos centrar nuestra atención cuando estamos en dificultades (Filipenses 4:8).

Por mucho que creamos que podemos solucionarlo todo, nos va mucho mejor cuando alguien nos ayuda. ¿Se siente usted solo, o tal vez vulnerable? Este no tiene que ser su caso. Ese autor al que me refería, es el apóstol Pablo, y él declaró que Dios nunca abandonaría a su pueblo, a aquellos que procuran seguir su camino (Hebreos 13:5).

Los que escucharon predicar a Jesucristo vivieron bajo el gobierno cruel del antiguo Imperio Romano. A veces, sus vidas parecían monótonas, y sin la expectativa de que las cosas podrían mejorar, pero Jesús les aseguró:

 “Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas. Por tanto, os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?” (Mateo 6:24–26).

Dios cuida a quien se somete a su voluntad. Dios será nuestra ayuda cuando enfrentemos problemas y dificultades.

¿A dónde van las aves cuando se avecina una tormenta? Las aves son lo suficientemente pequeñas como para refugiarse de la lluvia, la nieve y el viento, en huecos de árboles, en matorrales cerca del suelo y entre muchas estructuras hechas por el hombre. Las aves acumulan grasa adicional justo antes de que llegue el invierno y así sus cuerpos no pierden calor.

Según informó NBC News en un artículo del 19 de diciembre de 2014, las aves tienen la capacidad de huir de peligros inminentes:

"Una bandada de pájaros dejó su lugar de anidación días antes de que los pronósticos predijeran la llegada de un sistema de tormentas masivas que generó 84 tornados y mató al menos a 35 personas. "Los meteorólogos predijeron que la tormenta podría venir en nuestra dirección", dice el autor principal del estudio, Henry Streby, investigador postdoctoral de la Fundación Nacional de Ciencia y académico visitante de la Universidad de California, Berkeley. "Pero cuando se confirmó el pronóstico, los pájaros ya lo habían descubierto y se habían ido".

¡Dios ciertamente ha equipado a las aves del aire, para suplir sus necesidades! De igual modo, Dios proveerá para nuestras necesidades y hará mucho más por nosotros que lo que hace por los pájaros.

Dios nos ha advertido de antemano sobre lo que ocurrirá en los próximos años. Dios prepara provisiones para sus hijos. Usted no puede darse el lujo de estar sin su guía y protección en esta era donde las tendencias actuales van en picada. “Tu justicia es como los montes de Dios, tus juicios, abismo grande. Oh Eterno, al hombre y al animal conservas. ¡Cuán preciosa, oh Dios, es tu misericordia! Por eso los hijos de los hombres se amparan bajo la sombra de tus alas” (Salmo 36:6–7).

Si Dios cuida de las aves, ¿no nos cuidará también a nosotros? Para obtener más información sobre nuestro amoroso Dios y su plan para la humanidad, lea el artículo ¿Guía Dios los asuntos del mundo?,  o vea el programa de El Mundo De Mañana "Oraciones y promesas" presentado por el señor Richard F. Ames.