Cinco libros que cambiaron el mundo

Díganos lo que piensa de este artículo

Muchos piensan que la civilización occidental se edificó sobre la ley romana y sobre ideas griegas de democracia que se originaron hace más de 2.000 años.

Pocos comprenden que buena parte de la cultura y civilización del mundo occidental descansa sobre el fundamento de cinco libros escritos hace 3.500 años bajo inspiración divina por Moisés. Aunque los escépticos dicen que Moisés era un personaje ficticio y aseguran que la aceptación literal de sus escritos ha sido perjudicial para la humanidad, tales argumentos olvidan el extraordinario contenido y el impacto innegable que los libros de Moisés han tenido en el curso de la historia del hombre.

Los cinco libros de Moisés, llamados también el Pentateuco: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio; son parte de las Escrituras hebreas, también conocidas como el Antiguo Testamento, y son palabras inspiradas por Dios (Éxodo 3:4-6; 2 Timoteo 3:16). La Biblia, incluidos sus cinco libros más antiguos, se distingue de otros libros "santos" en que contiene evidencia singular que la hace auténtica: casi dos mil profecías que confirman su origen divino. Ningún texto diferente de la Biblia, ni el Corán, ni las Upanishads, ni el Tao Te Ching; puede alegar que contiene profecías específicas como las que señalan correctamente los sucesos futuros.

¿Acaso Moisés cometió plagio?

Algunos críticos dicen que la ley de Moisés es copia o préstamo del código legal proclamado por Hammurabi, rey de Babilonia que vivió varios siglos antes. Pero las leyes de Hammurabi eran, en esencia, leyes civiles que regían a la ciudad estado comercial de Babilonia; y disponían castigos bárbaros administrados por jueces que eran súbditos del rey. En cambio, la ley de Moisés es un conjunto mucho más amplio de instrucciones civiles y religiosas que tocan todos los aspectos de la vida. Los libros de Moisés dan una perspectiva teológica sobre el origen del Universo, la creación de la vida en la Tierra, el origen del matrimonio, el propósito de los sexos, el origen de los idiomas, el origen de las naciones y también leyes que rigen las relaciones humanas.

Las perspectivas sobre Dios, el Universo y la humanidad; que encontramos en los libros sagrados del pueblo hebreo han tenido una influencia imponderable en la historia y cultura del mundo occidental. Dios reveló los diez mandamientos de un modo impresionante en el monte Sinaí (Éxodo 19:16-18). Son leyes basadas, no en la obediencia a un rey terrenal, sino en una orientación religiosa hacia el único Dios verdadero. Les leyes que Dios reveló a Moisés encierran los conceptos de pecado y perdón, que no figuran para nada en el código de Hammurabi.

Conviene también señalar que Dios entregó esta ley a Moisés escrita en dos tablas de piedra (Éxodo 31:18), y que Moisés escribió "todas las palabras del Eterno" en un "libro del pacto" (Éxodo 24:4-7) o "libro de la ley" (Deuteronomio 31:24-26). Dejando así un conjunto permanente de instrucciones divinas para la nación de Israel. Los historiadores han señalado una "estrecha asociación de ciertos libros con algunas transiciones en la historia", porque los libros preservan ideas que pueden influir en la mente de generaciones posteriores, dando forma así a civilizaciones enteras.

Alcance y propósito de las leyes mosaicas

Las leyes que Dios reveló a Moisés se diseñaron para establecer a Israel como una nación diferente de las demás, y cuyo pueblo fuera una luz y un ejemplo para las vecinas naciones paganas en el mundo antiguo (Deuteronomio 4:1-10, 40). Esto armonizaba con la promesa que Dios había hecho a Abraham, quien también obedeció las leyes de Dios (ver Génesis 26:5), la promesa de que sus descendientes serían para bendición de "todas las naciones de la Tierra" (Génesis 22:18). Las leyes de Moisés llaman la atención por su alcance, especialmente cuando se comparan con las de Hammurabi. Los diez mandamientos definen la relación de la humanidad con Dios: los primeros cuatro mandamientos; y cómo amar al prójimo: los siguientes seis mandamientos. Las dimensiones morales de la ley mosaica definen el bien y el mal para toda la humanidad, y protegen la unidad fundamental de la sociedad, como es la institución del matrimonio entre hombre y mujer. Los mandamientos que prohíben mentir y robar protegen contra la corrupción que hoy invade a las sociedades humanas.

Los libros de Moisés incluyen estipulaciones sobre un día santo semanal y días santos anuales (Levítico 23). La ley biológica consagrada en Génesis 1:11, 24-25 dice que cada organismo viviente se reproduces "según su especie", hecho que concuerda con los descubrimientos de la ciencia y que contradice las teorías de la evolución. Otras leyes mosaicas planteaban un sistema económico y disponían el alivio del endeudamiento (Deuteronomio 14:22-29; 15:1-2), guiaban las prácticas agrícolas (Éxodo 23:10-11) e instituían la administración de la fauna y la flora (Deuteronomio 22:6-7). Las leyes sobre la salud en el código de Moisés prohibían los tatuajes y la automutilación (Levítico 19:28), disponían prácticas de cuarentena, identificaban las fuentes de alimentación apropiadas (Levítico 11; Deuteronomio 14) y exponían medidas sanitarias y métodos de prevención de enfermedades infecciosas (ver Levítico 11-15); que desde luego resultan más económicas que un tratamiento. La realidad es que las comunidades judías en la Edad Media eran menos afectadas por las epidemias, y este hecho es una demostración de los beneficios de guardar las leyes bíblicas de la salud.

Otro hecho interesante es que los autores bíblicos nunca se refieren a las leyes mosaicas como una carga. Al contrario, revelan que estas eran fuente de libertad, sabiduría, verdad y felicidad (Deuteronomio 4:40, Salmos 119; 1 Juan 5:2-3); que no son válidas solo para la antigua nación de Israel. Aun hoy, autoridades judiciales reconocen que los diez mandamientos han tenido un impacto importante en el desarrollo de códigos de leyes seculares en el mundo occidental. En los Estados Unidos, doce de las trece colonias originales adoptaron la totalidad del decálogo dentro de su legislación civil y penal. Un especialista en leyes ha dicho: "Ignorar la influencia de los diez mandamientos en la fundación y determinación de la legislación y el gobierno de los Estados Unidos, implicaría una revisión histórica considerable". En resumen: La influencia directa e indirecta de los diez mandamientos sobre la legislación estadounidense se remonta a los tiempos de la formulación de la ley inglesa, y aun antes, a los orígenes de la civilización occidental.

Los libros de Moisés encierran una dimensión del conocimiento que ha influido profundamente en el mundo y que no existe en los escritos de otras religiones y filosofías de la antigüedad. Ofrecen información sin igual acerca del propósito y sentido de la vida. Como bien dijo el autor inglés Paul Johnson, respecto de los antiguos israelitas: "Ningún pueblo ha insistido con más firmeza en que la historia tiene un propósito y la humanidad un destino", y que Dios tiene un "plan providencial" y una "intención divina para el género humano". Estas ideas vinieron de los libros de Moisés. El concepto de que los seres humanos son hechos a imagen de Dios (Génesis 1:26), que toda vida humana es sagrada (Éxodo 20:13), que Dios está realizando un gran plan en la Tierra (Génesis 17:1-7; 22:15-18; 49) y que le ha dado a la humanidad una serie de leyes divinas para regir su conducta son cosas que Moisés dejó consignadas hace muchos años en cinco libros que alteraron el curso de la historia humana.

MÁS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN

Mostrar todos