2012 y el Apocalipsis

Díganos lo que piensa de este artículo

¿Se iba a acabar el mundo en el 2012? ¿Sabían los pronosticadores de la "nueva era" algo importante que los demás ignoramos? ¿Dónde se encuentra la verdad: en los antiguos calendarios mayas o en las páginas de la Biblia?


¿Qué nos dice la Palabra de Dios acerca del "fin del mundo" y los tiempos que nos esperan en un futuro próximo?

En nuestro derredor vemos un mundo sumido en problemas. ¿Podrán resolverse estos problemas antes de que destruyan al género humano?

El mundo no deja de padecer sufrimientos y pérdidas causados por terremotos. Recordemos el sismo de magnitud 9,1 en Tohoku, que azotó a Japón el 1 de marzo del 2011. El terremoto y el sunami que generó, causaron una catástrofe que dejó más de 15.000 muertos y por lo menos 25.000 heridos graves. Según cifras del Banco Mundial, que estimó el costo de los daños en $235.000 millones de dólares, el fenómeno de Tohoku ha sido el desastre natural más costoso hasta ahora en los anales de la historia. Muchos observadores siguen preocupados por los efectos persistentes de la irradiación que salió de la central nuclear de Fukushima, ya que sufrió daños irreparables por el sismo y el sunami.

El 22 de mayo del 2011 los Estados Unidos sufrieron el azote del tornado más destructor desde 1947. Los daños cubiertos por seguros en Joplin, Misuri, superaron los $3 mil millones de dólares. Entre el 25 y el 28 de abril de ese año, una increíble aparición de 343 tornados en el centro de los Estados Unidos causó daños por unos $10 mil millones.

Como si las catástrofes naturales no fueran suficientes, muchas naciones se encuentran a las puertas de una crisis financiera. Los Estados Unidos siguen sufriendo el impacto del descalabro económico mundial del 2008, en tanto que Europa se encuentra al borde del caos. Muchos dudan de la estabilidad del euro como moneda y la Unión Europea parece estar en peligro de perder miembros o desintegrarse del todo.

Muchos universitarios recién graduados difícilmente encuentran empleo y los de más edad no ven posibilidades de trabajo luego de una serie de despidos masivos. La inmigración está alterando el panorama demográfico de naciones que durante años y aun siglos habían dado por sentada su herencia y sus principios compartidos. Se están cuestionando las normas morales y religiosas de larga tradición. Muchos piensan que el mundo está al borde del colapso total.

¿Qué va a pasar? Una encuesta llevada a cabo en abril del 2012 por Ipsos Global Public Affairs encontró que "casi el 15 por ciento de las personas en el globo piensan que el mundo se acabará en vida suya y el 10 por ciento piensan que el calendario maya podría indicar que esto ocurrirá en el 2012". El 1 de mayo del 2012 Reuters informó: "Casi uno de cada siete piensa que ha llegado el fin del mundo".

¿Se acabará el mundo en vida de usted? ¿Se acabará en el 2012? Desde hace varios años los entusiastas de la "nueva era" se han basado en el calendario de la antigua civilización maya, que culmina uno de sus ciclos importantes el 21 de diciembre del 2012. ¿Será esta la idea que tenían los antiguos mayas sobre el fin del mundo? Pero el descubrimiento reciente de una inscripción del siglo noveno en el complejo Xultún de Guatemala sugiere otra cosa, porque trae fechas que se extienden otros 7.000 años hacia el futuro.

Este mismo año, los científicos que observan el peligro de una guerra nuclear adelantaron el minutero de su simbólico "reloj del fin del mundo",acercándolo un minuto más a la medianoche. El 10 de enero del 2012, el Boletín de científicos atómicos hizo este anuncio: "Faltan cinco minutos para la medianoche. Hace dos años parecía que los dirigentes mundiales se ocuparían de los peligros mundiales que se nos presentan. En muchos casos, esa tendencia no ha continuado o bien se ha invertido. Por tal razón, el Boletín ha adelantado el minutero del reloj un minuto más hacia la medianoche, la hora que marcaba en el 2007".

Simbólicamente, ¡faltan solo cinco minutos para la medianoche! ¿Vendrá, pues, aquella "media noche" del fin del mundo en el 2012? ¿Será el año 2012 uno de transición, o de tribulación? ¿Ocurrirán los sucesos profetizados hace tanto tiempo en la Biblia? Las Sagradas Escrituras sí predicen una conflagración culminante y catastrófica que, si no fuese por el regreso de Jesucristo a salvar a la humanidad de sí misma, destruiría toda la vida sobre la faz de la Tierra. ¿Pero habría de ocurrir todo esto en el año 2012?

El libro del Apocalipsis, el último de la Biblia, toma su nombre de la palabra griega apokalypsis, que significa "puesta al descubierto" o "revelación de la verdad". Significa, pues, una revelación. En español, "apocalipsis" ha llegado a significar una gran catástrofe, a raíz de los hechos descritos por el apóstol Juan en el libro del Apocalipsiso Revelación de Jesucristo.

Los cuatro jinetes

Quienes entienden el simbolismo de este libro misterioso saben reconocer la imagen de los "cuatro jinetes" presentada en sus páginas. El apóstol Juan describe cuatro jinetes que simbolizan un gran engaño y asolamiento de la humanidad y la vida en la Tierra: "Miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer. Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente, que decía: Ven y mira. Y salió otro caballo, bermejo; y al que lo montaba le fue dado poder de quitar de la Tierra la paz, y que se matasen unos a otros; y se le dio una gran espada. Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente, que decía: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo negro; y el que lo montaba tenía una balanza en la mano. Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino. Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente, que decía: Ven y mira. Miré, y he aquí un caballo amarillo, y el que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el hades le seguía" (Apocalipsis 6:2-8).

Uno de los principios básicos para entender la profecía bíblica es que la Biblia se interpreta a sí misma. En este caso, como veremos más adelante, el propio Jesús nos dice el significado de estos cuatro jinetes. Jesús, el Revelador, desea que comprendamos este libro. Notemos cuál es el propósito del libro: "La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan" (Apocalipsis 1:1).

Siendo Jesús el Revelador, ¿habrá revelado el significado simbólico de estos jinetes? ¡Así es! Nuestro Señor presentó un esbozo de los hechos proféticos para el tiempo del fin en Mateo 24, Marcos 13 y Lucas 21. Estos sucesos proféticos encierran la explicación de los cuatro jinetes del libro del Apocalipsis. Uniendo las narrativas de los evangelios con el Apocalipsis, se ve que los famosos cuatro jinetes del Apocalipsis simbolizan:

  • Caballo blanco: cristos falsos y religiones falsas
  • Caballo rojo: la guerra y sus estragos
  • Caballo negro: hambre y escasez, que frecuentemente ocurren después de una guerra
  • Caballo amarillo: enfermedades y pestes que frecuentemente ocurren después de una hambruna

Estos cuatro jinetes causarán desolación en toda la Tierra: "Le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la Tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las fieras de la Tierra" (Apocalipsis 6:8).

La gran tribulación

Los discípulos de Jesús le preguntaron: "¿Cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?" (Mateo 24:3). Jesús explicó que habrá persecución de los cristianos (v. 9). El evangelio del Reino se predicará en toda la Tierra como testimonio (v. 14). ¡Usted está leyendo la predicación de ese evangelio en la revista que tiene en sus manos!

En el año 70 dc los ejércitos romanos asediaron Jerusalén y destruyeron el segundo templo. El historiador judío Josefo cuenta que murió más de un millón de personas. Esta fue una "gran tribulación" para el pueblo judío, pero la gran tribulación en el tiempo del fin comenzará solo tres años y medio antes del regreso de Cristo. Jesús consignó esta advertencia para nosotros y para el mundo: "Habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados" (vs. 21-22).

La gran tribulación será un período sin igual en la historia del hombre. Jamás se ha visto algo así en la experiencia humana. El profeta Jeremías lo llama el "tiempo de angustia para Jacob", de angustia para los descendientes actuales de Jacob (cuyo nombre fue cambiado a Israel). Se ha profetizado que esta tribulación hará estragos en las naciones occidentales, especialmente en los pueblos de Gran Bretaña y los Estados Unidos. Jeremías escribió: "¡Ah, cuán grande es aquel día! tanto, que no hay otro semejante a él; tiempo de angustia para Jacob; pero de ella será librado (Jeremías 30:7). El profeta Daniel describió así la gran tribulación: "Será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro" (Daniel 12:1). Se le dijo a Daniel que el cumplimiento de los sucesos finales en el tiempo del fin durará "por tiempo, tiempos, y la mitad de un tiempo", lo que significa tres años y medio (v. 7).

 

Los siete sellos del Apocalipsis

Primer sello Segundo sello Tercer sello Cuarto sello Quinto sello Sexto sello Silencio en el cielo
Apocalipsis 8:1
Séptimo sello
Caballo blanco:
Engaño religioso
Ap. 6:1-2
Caballo rojo:
Guerra
Ap. 6:3-4
Caballo negro: Hambre
Ap. 6:5-6
Caballo amarillo: Pestes
Ap. 6:7-8
Martirio y gran tribulación
Ap. 6:9-11
Señales en el cielo
Ap. 6:12-17
  Plagas de las siete trompetas
Ap. 8:2

 

Siete trompetas: el día del Señor

Primera trompeta Segunda trompeta Tercera trompeta Cuarta trompeta Quinta trompeta Sexta trompeta Séptima trompeta
Hierba verde y un tercio de los árboles quemados
Ap. 8:7
Un tercio del mar se vuelve sangre; un tercio de los barcos y la vida marina destruidos por fuego
Ap. 8:8-9
Un tercio del agua se vuelve amarga
Ap. 8:10-11
Un tercio del Sol, la Luna y las estrellas se apagan
Ap. 8:12
"Langostas" representan el poder militar de la bestia
Ap. 9:1-12
Se reúne un ejército de 200 millones
Ap. 9:13-21
Proclamación del Reino
Ap. 11:15-19

 

Últimas siete plagas

Primera plaga Segunda plaga Tercera plaga Cuarta plaga Quinta plaga Sexta plaga Séptima plaga
Úlceras en los que tienen señal de la bestia
Ap. 16:2
El mar se vuelve sangre; muere toda criatura marina
Ap. 16:3
Los ríos se vuelven sangre
Ap. 16:4-7
Hombres quemados por el Sol blasfeman a Dios
Ap. 16:8-9
Afectada la sede del gobierno de la bestia
Ap. 16:10-11
Se seca el Éufrates; ejércitos del mundo se reúnen en Armagedón
Ap. 16:12-16
Conmoción de toda la Tierra
Ap. 16:17-21

 

 

Las señales en el cielo

Notemos los hechos que ocurren en secuencia después de la gran tribulación: "Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el Sol se oscurecerá, y la Luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas" (Mateo 24:29).

Estas perturbaciones cósmicas, o señales en el cielo, indican la intervención de Dios y su juicio sobre las naciones. Las señales celestiales dan comienzo al día del Señor, que culmina con la segunda venida de Cristo. Estas señales forman a la vez el contenido del sexto sello del Apocalipsis. El Revelador, Jesucristo, abre el sexto sello: "Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el Sol se puso negro como tela de cilicio, y la Luna se volvió toda como sangre; y las estrellas del cielo cayeron sobre la Tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento. Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar" (Apocalipsis 6:12-14).

El día del Señor

¡El día del Señor, o día del juicio divino sobre las naciones rebeldes, comenzará inmediatamente después de las señales en el cielo! (Apocalipsis 6:17). Hay más de 30 profecías que se refieren al día del Señor. Isaías 34:8 e Isaías 63:4 muestran que el día del Señor en las profecías sobre el tiempo del fin, tiempo que precede a la segunda venida de Cristo, es un período de un año.

Los tres hechos principales mencionados anteriormente: La gran tribulación, las señales celestiales y el año del día del Señor; abarcan un período de aproximadamente tres años y medio. ¡El día del Señor es el año anterior al regreso de Cristo!

El apóstol Juan, autor del libro del Apocalipsis, nos muestra al Mesías, Jesucristo, abriendo los siete sellos para que podamos entender la serie de sucesos proféticos. Esto se lee en los capítulos 5 y 6 del Apocalipsis. Los primeros cinco sellos, como hemos visto, nos llevan hasta las señales celestiales, que es el sexto. El séptimo sello es el día del Señor, que dura un año. Este séptimo sello consiste en siete trompetas: "Cuando abrió el séptimo sello, se hizo silencio en el Cielo como por media hora. Y vi a los siete ángeles que estaban en pie ante Dios; y se les dieron siete trompetas" (Apocalipsis 8:1-2). Los capítulos 8 y 9 describen las primeras seis trompetas. La séptima trompeta corresponde a las últimas siete plagas o juicios que culminan con el regreso de Jesucristo el Mesías.

El Reino de Dios

El encabezado antes de Apocalipsis 11:15 en la versión Reina Valera dice: "La séptima trompeta". Este gran anuncio ocurre al sonar la séptima trompeta y es la buena noticia que todos los cristianos esperan. "El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y Él reinará por los siglos de los siglos" (Apocalipsis 11:15).

Esta es una noticia extraordinaria para los verdadero cristianos, pero, ¿cómo responderán las naciones? ¿Cómo responderá usted? Notemos: "Se airaron las naciones, y tu ira ha venido" (v. 18). Las naciones del planeta Tierra intentarán pelear contra el Reino de Dios en la Tierra. Estarán enojadas de que Cristo haya venido a reinar como Rey de reyes y Señor de señores acompañado por sus santos.

Dios nos ha estado advirtiendo a todos que nos preparemos para el Armagedón. Después de la Segunda Guerra Mundial, hasta el general norteamericano Douglas MacArthur hizo una advertencia que era casi un presagio. Dirigiéndose a los dignatarios que se habían reunido a bordo del U.S.S. Missouri para la ceremonia que marcaba la rendición formal de Japón, MacArthur declaró: "Las alianzas militares, el equilibrio del poder, La Liga de las Naciones; fracasaron una por una; dejando como único camino el crisol de la guerra. Ahora el carácter total y absolutamente destructivo de la guerra elimina esta alternativa. Hemos tenido nuestra última oportunidad. Si no ideamos algún sistema más grande y más equitativo, nuestro Armagedón estará a la puerta".

¿De dónde viene el término "Armagedón"? Har Megiddo significa en hebreo "el monte de Megido". Las Escrituras revelan que Satanás y sus demonios influirán en las naciones para hacerlas reunirse en Megido, unos 88 kilómetros al norte de Jerusalén, ¡con el objeto de pelear contra Cristo cuando regrese!: "Son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la Tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso. He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza. Y los reunió [a los ejércitos] en el lugar que en hebreo se llama Armagedón" (Apocalipsis 16:14-16).

Cristo y su ejército vencerán a las naciones rebeldes y malintencionadas. El Príncipe de Paz ganará esta batalla entre el bien y el mal. El Rey de reyes, en compañía de los santos resucitados, establecerá el Reino de Dios en el planeta Tierra y enseñará a las naciones el camino de paz, de amor y de sana prosperidad (Isaías 2:2-4). En la "oración modelo", Jesús enseñó a los cristianos a pedir: "Venga tu Reino" (Mateo 6:10). ¡Este es el Reino que estamos pidiendo!

Protección para los verdaderos cristianos

¡Dios promete protección a su pueblo, que estará espiritualmente alerta en los tiempos peligrosos que se avecinan! Jesús nos exhorta así: "Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre" (Lucas 21:36). ¿Cómo hacemos esto? Debemos confiar en "la Palabra profética más segura" (2 Pedro 1:19), ¡en la Biblia!

En la gran tribulación, Jerusalén será pisoteada por los gentiles durante 42 meses, y dos testigos profetizarán durante 1.260 días (Apocalipsis 11:2-3). Los fieles de Dios serán guiados a un lugar seguro en el desierto por tres años y medio, y durante estos 42 meses la potencia de la bestia seguirá haciendo de las suyas (Apocalipsis 12:13-17).

Podemos, pues, saberpor las visiones del apóstol Juan, consignadas en el Apocalipsis, que el Mesías no va a regresar a nuestro planeta mientras no se hayan cumplido estos hechos profetizados. ¡Sabemos que Cristo no regresará en el año 2012… ni en el 2013 ni en el 2014!

Aun así, los cristianos verdaderos deben estar siempre en estado de preparación espiritual. No podemos "dejar para después" el arrepentimiento y la obediencia a Dios. Si morimos como pecadores rebeldes que han rechazado la verdad deliberadamente, nuestro próximo momento de conciencia ocurrirá cuando resucitemos al juicio del lago de fuego (Apocalipsis 20:15). En cambio, si morimos como cristianos verdadero y fieles, nuestro próximo momento de conciencia será en la resurrección, cuando suene la séptima trompeta, la "última trompeta" que se describe en 1 Corintios 15:52; y cuando los cristianos fieles de hoy nacerán como seres espirituales dentro de la Familia de Dios.

Dios promete que recibiremos bendición si leemos, escuchamos y guardamos las verdades reveladas en este libro (Apocalipsis 1:1-3). Estudiemos el libro del Apocalipsis, mantengámonos cerca de su Revelador, Jesucristo, ¡y preparémonos para lo que nos espera!

¿Desea mantenerse informado sobre las noticias mundiales a la luz de la profecía bíblica? Inscríbase para recibir el semanario en línea "Un mundo nuevo", con noticias y profecías del mundo de mañana.

MÁS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN

Mostrar todos