¿Cuál es la opinión que cuenta?

Díganos lo que piensa de este artículo

El "matrimonio entre personas del mismo sexo" figura con frecuencia en las noticias. Parece que a casi todo el mundo le piden su opinión. ¿Y cómo forman estas opiniones? ¿Por lo que dice la mayoría? ¿Por el parecer de los políticos o activistas? ¿O por la Palabra inspirada de Dios, la Biblia?


Hoy el público ignora a tal punto la Biblia que está dispuesto a creer cualquier cosa sobre lo que ella dice o no dice… o sobre si es una referencia fidedigna para conocer principios y valores.

Nuestras sociedades modernas se parecen cada vez más a la antigua ciudad de Sodoma. ¿Cuál era la "opinión mayoritaria" en aquella ciudad pervertida? Léalo usted mismo en Génesis 19. Cuando Lot, siervo de Dios, recibió en su casa a dos ángeles que habían tomado forma de hombres, el lugar pronto fue rodeado por "los hombres de la ciudad, los varones de Sodoma, todo el pueblo junto, desde el más joven hasta el más viejo" (v. 4). La multitud insistía en que Lot sacara a sus invitados varones afuera ¡para violarlos!(v. 5). Es obvio que la multitud constituía la "mayoría" en esta ciudad en particular, ¿pero acaso por eso sus acciones eran correctas? ¡No!

Las naciones del mundo actúan más y más como si el Dios de la Biblia no fuera real o no existiera. Millones de parejas jóvenes "se juntan" sin el beneficio del matrimonio. ¡Otros millones presionan por el derecho de casarse con personas del mismo sexo! Aun el Presidente de los Estados Unidos, nación que se preciaba de considerarse la "nación cristiana más grande del mundo", ha dejado constancia de que apoya el matrimonio entre dos varones o entre dos mujeres. Millares de representantes de los medios de difusión se apresuran a unirse a la moda, expresando su respaldo.

Hay ministros religiosos de pensamiento liberal que procuran restarle valor a la Palabra de Dios, insistiendo que "la Biblia no es clara" sobre la moralidad de las uniones homosexuales. En cambio, otros se muestran de acuerdo con el hijo de Billy Graham, Franklin, ¡cuando asegura que el presidente Barack Obama "ha amenazado a Dios con el puño" al apoyar el matrimonio entre personas del mismo sexo! ¿Cuál es la opinión que cuenta?

Todo el problema se remonta a un desconocimiento abismal de la Biblia… ¡y a la obstinación en no arrepentirse y hacer lo que Dios claramente dice en su Palabra inspirada! Jesucristo lo dijo claramente: "¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo, y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne? Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre." (Mateo 19:4-6).

Cristo dijo claramente que el matrimonio se basa sobre el hecho de queDioslos hizo "varón y hembra," y que no es la humanidad y sus leyes sino Dios el que une a un hombre y a una mujer como "una sola carne" dentro del matrimonio.

El apóstol Pablo, inspirado por Dios, escribió lo siguiente: "¿No sabéis que los injustos no heredarán el Reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el Reino de Dios" (1 Corintios 6:9-10). Inspirado igualmente, Pablo previno a sus oyentes contra los filósofos necios de su tiempo: "Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío. Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen" (Romanos 1:26-28).

¡Es muy claro! ¡La Palabra inspirada de Dios describe las pasiones homosexuales como algo "vergonzoso"! Además, la Biblia muestra en muchos pasajes que el Creador nunca se propuso que los hombres ni las mujeres tuvieran una conducta homosexual. ¡Pensemos! Si todos se dedicaran enteramente a esa conducta, en poco tiempo el género humano ¡dejaría de existir! ¿Quién desearía algo así? Las Escrituras explican que Satanás el diablo es el "dios de este mundo" que ha "cegado" a la enorme mayoría de los seres humanos para que no conozcan ni al Dios verdadero ni su plan (2 Corintios 4:3-4). La Biblia también revela que Satanás es "el príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia" (Efesios 2:1-2).

Tal como lo he explicado en muchos de mis artículos, Satanás ha inducido a millones de personas a practicar costumbres que la Biblia condena. Valiéndose de técnicas "publicitarias", ha podido convencer a muchos de que las prácticas homosexuales son "normales". Esta mentira postula que las personas "nacen así" y que esto les da licencia, y aun el derecho, de comportarse de manera que la Biblia ha calificado claramente como "vergonzosa".

¿Qué dice la Biblia? "No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar" (1 Corintios 10:13). Sí, ¡quienes se sienten inclinados hacia el homosexualismo pueden superar esa inclinación! Con la ayuda del Espíritu de Dios, todas las cosas son posibles (Mateo 19:26). Pablo recordó a los Corintios que cuando uno se aleja de los caminos del mundo, está limpio a los ojos de Dios (1 Corintios 6:9-11).

¡Pensemos!Aunque alguien sienta que tiene "tendencias homosexuales", ¡esas tendencias no justifican un comportamiento incorrecto! ¿Y qué decir de las "tendencias" hacia el alcoholismo, la gula, la ira y tantas otras inclinaciones malsanas? ¡Dios nos asegura que esas tendencias sí se pueden vencer! Sin embargo, muchas personas no quieren oír esa verdad. ¿Por qué? Jesucristo dijo que "los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas" (Juan 3:19).

Quienes prefieren la oscuridad a la luz, que rechazan al Dios verdadero, quedan sin el fundamento espiritual que los protegería contra el estilo de vida en el cual "todo es permitido"; estilo que Satanás está tratando de imponer en la humanidad. La fornicación, las borracheras, las drogas y más; son cosas que complacen a la mente "carnal", que prefiere rechazar a Dios.

El apóstol Pablo nos instruyó así por inspiración divina: "El ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden" (Romanos 8:6-7). La expresión "de la carne" en la Biblia significa sencillamente las tendencias y actitudes de la humanidad apartada de Dios, las actitudes humanas inspiradas por la carne, y muchas veces por influencia de Satanás el diablo.

La mente corriente e inconversa, la mente "carnal" del hombre, "no se sujeta" a los diez mandamientos de la ley de Dios. La mentalidad inconversa del hombre normalmente es "enemistad" contra Dios, como se ve en el pasaje anterior. À la gente no le agrada el concepto de un Diosrealque le ordena qué hacer y cómo vivir. La mayoría de las personas desean pensar en Dios como algo "lejano", como un "poder divino" o una "primera causa"; es decir, una fuerza que no tiene ninguna autoridad para decirles qué hacer. La mente carnal guarda un resentimiento profundo hacia el Dios verdadero y su leyespiritual que le señala al hombre cómo amarlo ¡y cómo amar a los seres humanos!

Cada persona que lee este artículo debe reflexionar atentamente ycomprobarsinceramente para sí la existencia del Dios verdadero y de su Palabra inspirada. Los animo firmemente a que nos escriba o nos llame para pedir una copia gratuita de nuestro artículo titulado: "¿Podemos creer en la Biblia?", Publicado en esta revista en su edición de mayo y junio del 2009.Para una explicación exhaustiva del camino de vida que el Creador planteó, le invitamos a solicitar también nuestro folleto gratuito titulado: Los diez mandamientos. Que Dios le ayude a estar convencido de estos temas vitales, porque su felicidad futura en esta vida así como su vida eterna dependen de que esté dispuesto a obedecer al Dios que le da la vida y el aliento. Que Dios le dé elvalor de aprender a temerle debidamente, es decir, de respetarlo profundamente por encima y más allá de lo que piense la gente. Porque la opinión que realmente cuenta es la de Él.

MÁS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN

Mostrar todos