¿Dónde y cómo orar a Dios?

Díganos lo que piensa de este artículo

Hace poco el periódico de nuestra localidad, elCharlotte Observer, publicó un artículo sobre las oraciones en "ventanilla de servicio rápido" (6 de mayo del 2011). Los ministros y dirigentes de la iglesia dijeron que estaban "imitando los restaurantes de comida rápida y las ventanillas bancarias de servicio en el auto".

Interesante.

En nuestra sociedad acelerada, egocéntrica y hedonista, quizá muchos piensen que solamente pueden "regalarle" a Dios unos pocos minutos de su día tan ajetreado. ¡Qué generosidad! Estoy seguro de que el Gran Creador del Cielo y de la Tierra está impresionado. Pero impresionado, ¿para bien?

En su deseo de llegar a la gran comunidad secular que las rodea, muchas iglesias se ponen "al día", incorporando toda suerte de ideas y trucos del mundo empresarial, del mundo de la farándula y otras fuentes. À veces este esfuerzo sí atrae más gente a sus reuniones. Pero, ¿acaso es algo que le agrada a Dios? ¿Acaso estas personas están realmente aprendiendo a "conocer" y adorar al Dios verdadero? ¿Están aprendiendo a servirlo? ¿Qué están aprendiendo con esta religión de tipo "comida rápida"?

Es de vital importancia que usted conozca al Dios verdadero. Y no va a conocer a Dios si no ora y lo adora de la manera como Él nos ha enseñado.

La Palabrainspirada de Dios es muy clara en estos temas. Jesucristo le dijo a la mujer samaritana, quien pertenecía a "otra" religión: "Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos. Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren" (Juan 4:22-24).

Hablando de la Biblia, Jesús dijo: "Tu palabra es verdad" (Juan 17:17). Por tanto, la "clave" para todas estas preguntas sobre "dónde y cómo orar" se encuentra en las enseñanzas y los ejemplos claros de la Biblia. Porejemplo, Jesús explicó: "Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público" (Mateo 6:6). Aunque no es equivocado orar con otras personas, o elevar una oración "rápida" en una emergencia, esto ciertamente no es lo recomendado como práctica principal y corriente del auténtico cristiano que desea sinceramente poner a Dios primeroen su vida.

Recordemos también que el llamado "Padre nuestro", oración modelo que se encuentra en Mateo 6, es solo un breve esbozo, o ejemplo, de la manera correcta de dirigirnos a Dios y de los temas principales que debemos tener en cuenta al orar. Pero cuando el propio Jesús necesitaba ayuda o una intervención especial, oraba "sin cesar". Antes de escoger a los doce apóstoles, oró toda la noche (Lucas 6:12-13). Es obvio que pasó la mayor parte de la noche orando antes de caminar sobre el agua (Marcos 6:46-48). Antes de sufrir la agonía de su crucifixión, Jesús oró con tanto fervor que aparentemente se reventaron unos vasos sanguíneos y se mezcló su sangre con el sudor mientras se dirigía a Dios en oración angustiosa y ferviente (Lucas 22:44).

El apóstol Santiago nos dijo por inspiración: "La oración eficaz del justo puede mucho" (Santiago 5:16). Y el propio Jesús dijo: "¿Acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a Él día y noche?" (Lucas 18:7).

En este punto algunos se preguntarán: "¿Cómo es que muchas personas de religiones no cristianas claman y a veces oran largas horas sin que sus oraciones tengan respuesta?". Aquí también la Biblia es muy clara. El apóstol Juan nos dice por inspiración que "cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de Él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de Él" (1 Juan 3:22).

Es muy difícil para la gente entender esto. Dios no desea que sus hijos se limiten a "sentimentalismos" religiosos, sino que le obedezcan. Por eso nos dice: "Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús" (Apocalipsis 14:12). Porque si tenemos la fe de Jesús, entonces sabremos que Dios está cerca y estaremos dispuestos a obedecer lo que Él mande.

Aunque Dios sí responde, algunas veces,a las oraciones de un pecador; por lo general responde a los que realmente le obedecen y tratan de vivir por su Palabra inspirada. Como dijo el profeta inspirado Isaías: "He aquí que no se ha acortado la mano del Eterno para salvar, ni se ha agravado su oído para oír; pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír" (Isaías59:1-2).

Tal como lo he explicado en numerosos artículos, los cristianos genuinos deben seguir el ejemplo y las enseñanzas de Jesucristo y la Iglesia de Dios original; así como el ejemplo de los patriarcas y profetas inspirados del Antiguo Testamento. Jesús dijo claramente: "Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos" (Mateo 19:17). ¿Guarda usted los diez mandamientos? O, ¿sale con justificaciones? Las Escrituras en el Nuevo Testamento muestran claramente que nosotros recibimos respuesta a nuestras oraciones ¡cuando guardamos lo mandamientos de Dios!

Le ruego que sea sincero consigo mismo. Es fácil "buscar excusas" para no aplicar esta enseñanza, por demás muy clara, acerca de la obediencia a la ley de Dios. Pero si queremos tener verdaderas respuestas a nuestras oraciones, es necesario arrepentirnos de haber quebrantado los diez mandamientos. Su quebrantamiento se define como pecado (1 Juan 3:4). Y también necesitamos aceptar a Jesucristo como nuestro Salvador personal (Hechos 2:38). Entonces, con la ayuda del Espíritu Santo prometido, podremos entregarnos más y más a Él cada día, ¡para que Jesucristo pueda vivir su vida de obediencia en nosotros! Tenga presente lo que declaró el apóstol Pablo: "Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí" (Gálatas 2:20).

Para contar con que nuestras oraciones siempre tengan respuesta, es necesario que oremos al Dios verdadero, el Dios de la Biblia, con actitud de arrepentimiento. Es necesario que oremos de todo corazón y que clamemos a Él, preferiblemente a solas y en un ligar privado, como Jesús nos enseñó. Y es necesario que estemos dispuestos a obedecer a nuestro Creador para que estemos en una relación con Él, y entones deseará responder a las oraciones de su hijo o hija que le obedece.

Las oraciones de "ventanilla rápida" y el entretenimiento musical popular, así como la adoración a Dios "de labios para afuera", no bastan. Nuestro Creador desea que lo adoremos "en verdad", y eso significa que tenemos que guiar nuestra vida y nuestras oraciones conforme a su Palabra inspirada. Tenemos que aprender a orar constantemente, comunicándonos con Él… caminando con Él.

Entonces, al acercarse el fin de esta era y cuando vengan sobre nosotros las pruebas y tribulaciones que en la vida cristiana sin duda llegarán, sabremos exactamente qué hacer y cómo hacerlo. Más aun, podremos seguir las pisadas de Jesucristo. Como Él había clamado a Dios pidiendo fuerza y valor, pudo resistir cuando le llegó el momento de morir. Tanto así que cuando llegaron Judas y un destacamento de soldados para aprehenderlo, "se adelantó" tranquilamente y les preguntó: "¿A quién buscáis?" (Juan 18:4). Pudo reaccionar así porque ya había hecho lo que siempre hacía. En el huerto de Getsemaní se había postrado sobre su rostro y había orado fervientemente, clamando: "Padre mío…" (Mateo 26:39).

Si usted desea aprender los detalles sobre cómo hacer todo esto, lo invitamos a llamar o escribir a nuestra oficina regional más cercana o y pedir la reimpresión de un artículo lleno de información útil: "Claves de la oración eficaz" Tendremos mucho gusto en enviárselo absolutamente gratis. También puede leerlo o pedir su ejemplar gratuito por internet en nuestro sitio en la red: www.mundomanana.org. ¡No se sienta satisfecho con la oración superficial y falsa de este mundo!

MÁS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN

Mostrar todos