¿Podrían las amenazas de Turquía desatar una conflagración en el Oriente Medio?

Díganos lo que piensa de este artículo

Turquía y su presidente, Recep Tayyip Erdogan, durante algún tiempo se han distanciado de la UE y del Occidente. El presidente Erdogan recientemente anunció que la catedral de Santa Sofía en Estambul volvería a ser una mezquita, lo que consternó grandemente al Papa (Catholic News Service, 14 de julio de 2020). Esta imponente estructura, reconstruida por Justiniano en el siglo VI, ha sido una catedral católica, una mezquita, un museo, y ahora está siendo reclamada por los musulmanes.

Recientemente, la Dirección de Asuntos Religiosos de Turquía ha proclamado públicamente su deseo de “‘unificar a la comunidad islámica’ contra el Estado de Israel” (Jerusalem Post, 15 de julio de 2020). El señor Erdogan también ha prometido “liberar la mezquita Al-Aqsa” en el monte del Templo en Jerusalén. La mezquita y el monte del Templo están actualmente bajo el control palestino/árabe, pero los comentaristas creen que Erdogan tiene la intención de liberar a toda la Ciudad Antigua de Jerusalén del control israelí (JewishPress.com, 13 de febrero de 2020).

Las profecías bíblicas revelan que Jerusalén sería una “copa que hará temblar: a las naciones vecinas y una “piedra pesada” para todos los pueblos que se involucren con ella (Zacarías 12:2–3). Jesús predijo que Jerusalén estaría rodeada de ejércitos justo antes de su retorno al fin de esta era (Lucas 21:20–22). Hoy, las naciones árabes quieren el control de Jerusalén nuevamente, pero Israel, el Vaticano y las naciones europeas no lo entregarán tan fácilmente. Si bien las amenazas de Turquía pueden no traer resultados inmediatos, podrían conducir a acontecimientos que cumplan estas antiguas profecías. Para más información sobre el futuro de Jerusalén, Europa y el Oriente Medio, lean “El futuro de Jerusalén”.