Los niños, la naturaleza y el coeficiente intelectual

Díganos lo que piensa de este artículo

Un nuevo estudio de más de 600 niños realizado por una universidad en Bélgica, encontró que cuanto más expuestos están los niños a los “espacios verdes”, mayor es su coeficiente intelectual (Euronews.com, 24 de agosto de 2020). Los investigadores encontraron: “que un aumento del tres por ciento en el verdor del vecindario del niño elevó su puntuación de coeficiente intelectual en un promedio de 2.6 puntos”.

Los investigadores también observaron a los niños de todos los niveles socioeconómicos (educación e ingresos) y encontraron que, independientemente de su origen, su coeficiente intelectual aumentaba a medida que se exponían a espacios verdes con arbustos y árboles. Eso significa “que la relación entre la naturaleza y el desarrollo cognitivo no está relacionada únicamente con la educación y los antecedentes económicos del niño”. Aunque los investigadores aún no comprenden todos los mecanismos detrás de sus hallazgos, especulan que “los niños que viven en espacios más verdes tienen menos estrés, niveles de ruidos más bajos y mayores oportunidades para actividades físicas y sociales”.

Independientemente de las razones detrás de estos hallazgos, estos investigadores modernos aparentemente se han topado con algo que Dios ha entendido durante mucho tiempo. En el principio, Dios puso a la primera familia, no en un desierto o una ciudad, sino en un jardín (Génesis 2:8–9). Las profecías bíblicas sobre la venida del Reino de Dios a esta Tierra dejan claro que las personas vivirán en su propia tierra: “Y se sentará cada uno debajo de su vid y debajo de su higuera” (Miqueas 4:2-4). Este será un tiempo en que brotarán manantiales del desierto, haciéndolo exuberante “y florecerá como la rosa” (Isaías 35:1). Cuando Jesús comience su reinado en la Tierra, iniciará muchos cambios que impactarán positivamente el desarrollo y coeficiente intelectual del niño, ¡y el agregar espacios verdes será uno de ellos! Para más información sobre este increíble tiempo futuro, lean El maravilloso mundo de mañana.