Disminuyen las tasas de fertilidad

Díganos lo que piensa de este artículo

Una nueva investigación por la epidemióloga, Shanna Swan, del Centro Medico Mount Sinaí, proyecta que “en 2045 la mayoría de los hombres ya no podrán reproducirse debido al impacto de las sustancias químicas que alteran las hormonas” en su entorno (Politico, 10 de marzo de 2021). Esta investigación también sugiere que las tasas de fertilidad de las mujeres están disminuyendo alrededor de un uno por ciento cada año.

Swan observó que estas sustancias químicas que alteran las hormonas están presentes en productos que van desde “los plásticos, la electrónica, los envases de alimentos y los pesticidas hasta los productos de cuidado personal y los cosméticos, por lo que están en el cuerpo de casi todos los habitantes del planeta”. Estas sustancias químicas que alteran las hormonas afectan la reproducción tanto de los hombres como de las mujeres e incluso se sabe que representan un peligro para los bebés que crecen en el útero. Otros factores como la obesidad, el tabaquismo y los valores culturales cambiantes también contribuyen a la disminución de las tasas de fertilidad.

La disminución en la capacidad de reproducción afecta a hombres y a mujeres de todo el mundo. Resulta interesante que en su pacto con Israel, un pacto con poderosas implicaciones proféticas, Dios dice que una de las consecuencias que vendrán por la desobediencia, está relacionada con la reproducción: “Maldito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, la cría de tus vacas, y los rebaños de tus ovejas” (Deuteronomio 28:18). Sin embargo, Dios también promete bendiciones para los que le obedecen, incluida una abundancia de niños (vs. 4, 11). El modo de vida descrito en la Biblia trae paz y felicidad, así como salud y seguridad. Para más información, lean Los diez mandamientos.