Las universidades del Reino Unido pierden respeto

Díganos lo que piensa de este artículo

El título de un artículo reciente de The Guardian cuenta una historia preocupante: “Las universidades del Reino Unido obtienen las peores clasificaciones en la tabla de clasificación mundial” (9 de junio de 2020). Durante siglos, las universidades del Reino Unido han tenido una gran reputación en todo el mundo. Por mucho tiempo Cambridge, Oxford, Imperial College London y otras universidades en el Reino Unido han sido reconocidas como algunas de las mejores universidades del mundo, y han sido motivo de orgullo para los ingleses.

Sin embargo, en los últimos años, las universidades del Reino Unido han perdido terreno frente a sus competidoras asiáticas, cayendo en las clasificaciones internacionales durante cuatro años consecutivos. Si bien el Imperial College subió del séptimo al octavo lugar el año pasado en el mundo, fue la única dentro de las 20 mejores universidades en mejorar su posición. De hecho, casi el 75 por ciento de las escuelas del país, entre ellas Oxford, descendieron en su clasificación, en lo que The Guardian informa fue “el peor desempeño del Reino Unido”. Las universidades en los Estados Unidos también están experimentando una tendencia descendente, pues la participación en el ranking de las 100 mejores universidades descendió de 32 a 27 en cinco años.

El orgullo que las naciones ponen en sus universidades de renombre mundial no puede ser subestimado. Sin embargo, la Biblia advierte: “Antes del quebrantamiento es la soberbia, y antes de la caída la altivez de espíritu” (Proverbios 16:18). Las profecías bíblicas advierten que Dios quebrantará el orgullo de las naciones israelitas, porque se apartaron de Él y rechazaron sus caminos (Levítico 26:14-19). Ciertamente, para el Reino Unido y los Estados Unidos, la disminución sustancial en la clasificación de sus universidades emblemáticas es en realidad humillante. La Biblia revela que en los días que se avecinan, la soberbia de las naciones será aún más quebrantada. Para saber qué depara el futuro, lean Estados Unidos y Gran Bretaña en profecía