¡La Tierra Santa se calienta!

Díganos lo que piensa de este artículo

Hace poco más de una semana, Israel atacó a las fuerzas iraníes con base en Siria. Después del ataque una declaración militar israelí señaló: “El ataque fue dirigido a operativos de la Fuerza Quds iraní y las milicias chiítas que se preparaban para avanzar en los planes de ataque dirigidos a sitios en Israel desde Siria durante los últimos días” (Reuters, 24 de agosto de 2019). El gobierno israelí también ha insinuado su participación en la destrucción de las instalaciones de almacenamiento de armas al norte de Bagdad en las últimas semanas. Hezbolá, el representante de Irán en el Líbano, también acusó a Israel de ataques con drones en Beirut hace dos semanas, ataques que se consideran una violación del acuerdo que puso fin a la guerra de un mes entre Israel y el Líbano en 2006 (Reuters, 25 de agosto de 2019).

Además, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, “ordenó a sus principales asistentes de defensa que informaran a [su] principal rival político, Benny Gantz, del partido Azul y Blanco, sobre los desarrollos de seguridad, una medida extremadamente poco frecuente que refleja las amenazas de guerra en múltiples frentes” (Times of Israel, 26 de agosto de 2019). El primer ministro de Israel con frecuencia actualiza a sus oponentes sobre diferentes asuntos de estado; sin embargo, la decisión de proporcionar a su oponente información militar secreta, no tiene precedentes. Algunos han criticado la medida como una estrategia política, mientras que muchos lo ven como una acción necesaria por la creciente amenaza de guerra en la región, o como una acción destinada a hacer saber a los enemigos de Israel que Israel está dispuesto a ir a la guerra si fuera necesario.

La inestabilidad continúa escalando en el volátil Oriente Medio a medida que los ánimos se disparan, las tensiones aumentan y más poderío militar se traslada a la región. Mientras que Israel es visto por muchos de sus vecinos como un invasor sionista y representante de Estados Unidos, muchos en Israel sienten la necesidad de defender a su país de ser “empujado al mar”, como una vez un ex líder iraní amenazó con hacerlo. Las profecías bíblicas revelan que la Tierra Santa, y Jerusalén en particular, serán cada vez más el centro de violencia y provocación, a medida que nos acerquemos al fin de esta era. Esta es una de las muchas razones por las que Jesús aconsejó a sus discípulos a “velar” los acontecimientos mundiales a la luz de las profecías bíblicas mientras que se acercaba su retorno. Para más información sobre cómo los acontecimientos del tiempo del fin impactarán en la Tierra Santa, vean “¿Sobrevivirá Jerusalén?