El Papa pide un gobierno mundial

Díganos lo que piensa de este artículo

En su última carta encíclica, Fratelli Tutti, el papa Francisco habló de la necesidad de que todas las naciones del mundo sometan sus poderes gubernamentales a una reformada y más poderosa Organización de las Naciones Unidas [ONU] con la esperanza de lograr un gobierno mundial en beneficio de toda la humanidad. Señaló que ahora es el momento adecuado para hacer este movimiento, ya que las condiciones económicas globalizadas en el siglo XXI han debilitado el poder político de los estados nacionales. Una sola autoridad mundial, escribió: “debería incluir la gestión de organizaciones mundiales más efectivas, dotadas de autoridad para asegurar el bien común mundial, la erradicación del hambre y la miseria y la defensa cierta de los derechos humanos elementales”. Francisco además sugirió que sería necesaria una reforma de su aliado, la ONU, para poder manejar esa responsabilidad, citando el deseo de su predecesor, el papa Benedicto, de ver “una concreción real”. Él recomienda que cualquier reforma incluya límites precisos que impidan que una nación o un grupo pequeño de naciones tengan demasiado poder. Francisco también pidió una estandarización del estado de derecho en todas las naciones.

Las profecías bíblicas del tiempo del fin describen a un gobierno poderoso que influirá en el mundo entero. Ese futuro poder europeo involucrará a diez gobernantes, o tal vez naciones, que “entregarán su poder” a un gobierno central liderado por un hombre, al que en la profecía se refiere como “la bestia”. Esta potencia política y militar contará con el apoyo de una gran y engañosa iglesia mundial (ver Apocalipsis 13 y 17). Para más información sobre los próximos acontecimientos que sorprenderán al mundo, vean nuestro programa “En breve: ¡un gobierno mundial!