¡No tirar puertas, ni cosas!

Díganos lo que piensa de este artículo

"... con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor ..." —Efesios 4:2

Todos lo hemos visto en la televisión, o tal vez incluso lo hemos experimentado en la vida real. Para mí, fue un episodio de un programa popular de televisión que solía ver cuando era niña. Fue impactante para mi mente joven y fácilmente influenciable, y me pareció una buena idea en ese momento.

En el episodio, la segunda hija de tres niñas que vivían con su padre y dos tíos, se molestó con su padre, le gritó que lo odiaba e inmediatamente corrió a su habitación para tirar la puerta. Más tarde, el padre vino a hacer las paces con su hija enojada y se sentó con ella para hablarle tranquilamente y ganarse su perdón. Hubo un final feliz con la niña abrazando a su papá.

Como una niña pequeña, absorbí este ejemplo como una esponja sedienta, y me pregunté si funcionaría en mi propia vida. No pasó mucho tiempo antes de que me enojara por algo que mi madre me dijo que no podía hacer. Me mantuve en el suelo, arrugué la cara, apreté los puños y le grité “¡Te odio!" y corrí a mi habitación para tirar la puerta.

Inmediatamente después de la decisión de correr a mi habitación, me di cuenta de lo que había hecho y tiré la puerta más por terror que por ira. Pronto, escuché la voz de mi abuelo a través de la puerta preguntándole a mi madre si iba a dejar que me saliera con la mía. Mientras estaba allí, en la habitación, cada vez más silenciosa, con mi pequeño corazón martilleando en mi pecho, supe que estaba en un gran aprieto. De hecho, lo sabía por la expresión en la cara de mi madre antes de que le gritara y me alejara de ella.

De más está decir que esta historia no terminó de la misma manera que en el programa de televisión, con la madre escuchando mis sentimientos y luego acariciándome hasta que ya no estuviera enojada. Me corrigieron severamente, pero mi madre nunca perdió la paciencia conmigo. Más que enojada, ella estaba herida y decepcionada, lo que creó una impresión más fuerte en mí. Ella me enseñó lo que dice en 1 Juan 3:15 "Todo aquel que aborrece a su hermano es homicida; y sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él".

Decir que odias a alguien también dice que lo has matado en tu corazón. Estaba profundamente avergonzada de haber lastimado a mi madre y haberla matado en mi corazón. No hace falta decir que nunca más volví a decir semejante cosa.

Recientemente, me acordé de esa época de niña cuando perdí la paciencia. Estaba parada en mi cocina lavando platos cuando sonó mi teléfono. Respondí felizmente solo para que me dieran noticias terribles y, llena de pena e ira, tiré mi teléfono en la cocina.

Mis hijas entraron de inmediato, sorprendidas de que su madre hubiera arrojado algo con enojo. Allí, con ojos inocentes, mis niñas pequeñas se quedaron observando mi ejemplo. Mi hija mediana recogió mi teléfono sin que se hubiera roto, me lo entregó y me preguntó: "¿Qué pasa, mami?”.

Para calmarme, fui a mi habitación a recostarme y recordé el Salmo 4:4 “Temblad, y no pequéis; meditad en vuestro corazón estando en vuestra cama, y callad".

Mientras estaba acostada en la cama con el brazo sobre los ojos, mi hija mayor entró con una nota que había escrito para mí. En el sobre estaba escrito "Mami". Lo abrí y leí la nota, que decía: "No te pongas tan furiosa".

Al instante, me sentí avergonzada y tal vez un poco jocosa. No quería ser un mal ejemplo para mis propias hijas como el que fue la chica de la televisión para mí. No quería que imitaran lo que había hecho cuando se enojaran en el futuro. Recordé todas las veces en que les enseñé con firmeza a no perder la paciencia y a usar sus palabras y no sus puños.

Me disculpé con mis hijas y les expliqué por qué estaba mal que mostrara tal reacción y qué debí de haber hecho en cambio. Agradecí a mi hija mayor el recordarme la regla en nuestra casa de controlar nuestro mal genio.

En ambas ocasiones, aprendí una valiosa lección sobre cómo controlar mis emociones. El ejemplo de mi madre me ayudó a ver que es importante tener dominio propio y no albergar odio en nuestros corazones, y he tratado de enseñar a mis hijos ese ejemplo.

Las madres cristianas hacemos bien en recordar la escritura: “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.  Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos” (Gálatas 5: 22–24).

Si quiero que mis hijas aprendan el dominio propio, tengo que ser un buen ejemplo para ellas afrontando las dificultades con calma y no tirando puertas, ni cosas.