"Está bien" ser mamá

Díganos lo que piensa de este artículo

Cuando estaba en sexto grado, recuerdo que la maestra recorría el salón preguntando a todos los estudiantes qué querían ser cuando fueran mayores. Cuando llegó mi turno, me levanté y dije con orgullo que quería ser mamá y criar a mis hijos. No recuerdo exactamente lo que dijo la maestra, solo recuerdo que con su expresión quiso decirme que debía proponerme una meta un poco más alta.

Pero ¿quién hace creer a las personas que ser madre es un logro pequeño? Es nuestro enemigo mortal, Satanás el diablo. Él es quien quiere hacer que las mujeres se sientan como si no hubieran logrado nada si son “solo mamás”, como si ellas hubieran tenido como meta limpiar pequeñas narices y besar raspaduras. Pero Dios nos pinta un cuadro diferente. En el Salmo 113:9, el salmista dice que es Dios quien hace que la mujer estéril habite en familia y que se goce en ser madre de hijos.

En la sociedad actual, las mujeres que han abandonado la "vida empresarial" para quedarse en casa y ser madres de tiempo completo a menudo sacrifican un salario adicional que su familia podría haber tenido, sin mencionar el prestigio y el reconocimiento "mundano" que conllevan esos puestos. Aún más difícil, ¡a menudo sacrifican la conversación con otros adultos! Pero es un sacrificio que vale la pena.

En nuestra sociedad occidental, las familias y las comunidades a menudo están fracturadas. La unidad y los valores que una vez estuvieron asociados con familias fuertes se han marchitado, y gran parte de eso es por la falta de madres dispuestas a hacer su mejor esfuerzo. Muchas madres que se quedan en casa no cuentan con la compañía de otras madres que se queden en casa en sus vecindarios. Hace un tiempo, las mujeres se podían reunir para coser, pasar tiempo con las vecinas o servir a otros miembros de la familia mientras que los pequeños jugaban. Esto era una contribución adicional a la fortaleza de la estructura de la sociedad, y hoy la echamos de menos.

En la sociedad actual, es posible que muchas familias ni siquiera tengan la opción de tener una mamá en casa. Y, como argumentó el Wall Street Journal hace varios años (“La mujer desencadenada", 8 de marzo de 2012), el movimiento de "liberación femenina" ha contribuido irónicamente a crear un entorno económico que hace que la decisión de ser ama de casa sea cada vez más difícil para aquellos que no tienen una situación económica solvente. Algunas incluso han hecho la impactante afirmación (en contra de una resistencia muy enérgica y convincente) de que ser una madre que se queda en casa debería ser "ilegal" o ser prohibido de alguna manera. Sin embargo, para una madre que trabaja fuera de casa, especialmente cuando los niños son pequeños, es mucho más difícil ser todo lo que sus hijos necesitan que sea.

Esta es una decisión que cada familia debe tomar por sí misma. Pero las familias que pueden tener una mamá ama de casa no deben pensar en ella como "solo una mamá". Piensen en ella como una directora de operaciones, la directora de operaciones de su propia pequeña empresa, que depende de su esposo, el director ejecutivo. ¡Las operaciones diarias de una casa pueden ser tan complicadas como las de una empresa Fortune 500! Mamá tiene que desempeñar muchas funciones y tiene un trabajo difícil, uno en el que la descripción de su trabajo cambia constantemente y su proyecto no se completará por 18 ó 20 años o más. Incluso puede ser bendecida con un ascenso a "abuela", lo que le da el placer de ayudar a las mamás de la próxima generación.

Tito 2:4–5 les dice a las mujeres mayores que enseñen a las mujeres más jóvenes a amar a sus hijos y a cuidar del hogar. Las mujeres con hijos adultos pueden ayudar a las mujeres con hijos más pequeños relacionándose con ellas: escuchándolas, recordando sus propios desafíos, alentándolas y ayudándolas.

Ser madre es un trabajo difícil, uno que no debe ser subestimado por nadie. Como suele decirse, la mano que mece la cuna gobierna el mundo. Si desea obtener más información sobre cómo ser una mejor mamá o un mejor papá, lea nuestro folleto gratuito, ¿Por qué es tan difícil criar hijos?