Memorias de mi padre

Díganos lo que piensa de este artículo

Quiero escribir y reflexionar sobre algunos de los recuerdos que me han quedado de mi padre y que han influido en mi vida a lo largo de los años, recuerdos de un padre que amaba y apreciaba a sus hijos y a sus nietos y que nos enseñó mucho por medio de su ejemplo.

Mi papá era un trabajador dedicado. Siempre tenía algún proyecto en la casa y se aseguró de que sus hijos contribuyeran a esos proyectos. Sabía cómo trabajar duro, pero también apreciaba el tiempo de esparcimiento e instrucción que pasaba con sus hijos. Tuvo poca educación, solo alcanzó el segundo grado, pero tenía un corazón educado.

Él y mi madre criaron un total de diez hijos, siete varones y tres niñas. Muchos de ellos nacieron y se criaron durante la depresión de los años treinta.  Soy uno de los más jóvenes y nací a mediados de la década de 1940. Mi padre no prestó servicio en la Segunda Guerra Mundial, pero participó en la Gran Guerra de 1914-1918, "Primera Guerra Mundial".

Papá trabajaba en una fábrica de ladrillo operando las calderas. Este fue un trabajo que realizó durante décadas. Su empleo requería que  trabajara diferentes turnos y ni una sola vez en el transcurso de casi tres décadas dejo de presentarse a su turno. Él fue un brillante ejemplo de dedicación al bienestar y cuidado de su familia.

A pesar de sus largas e irregulares horas de trabajo, papá siempre encontraba tiempo para compartir con sus hijos. Tengo buenos recuerdos de un verano en particular, él llevó a sus hijos pequeños a la playa y jugamos a las "rocas", donde el objetivo del juego era simplemente arrojar piedras a pequeños agujeros parecidos a cráteres a una distancia apropiada para los niños. Papá fue muy bueno en eso y nos enseñó cómo divertirnos en familia con las cosas más simples. Aquellos tiempos con mi papá fueron muy especiales. Me siento orgulloso de mi padre.

A los varones nos enseñó a cortar una tabla, a martillar y a sacar y enderezar clavos. La crianza de su familia durante la depresión requería que "no se desperdiciara nada". Cuando yo era pequeño enderecé cientos de clavos doblados bajo esa filosofía. También nos enseñó a construir un pórtico, a arreglar una ventana y a plantar un jardín.

Sí, los padres desempeñan un papel fundamental en el crecimiento, la instrucción y el desarrollo, tanto físico como espiritual de la familia. La Biblia da instrucciones importantes tanto para el padre como para los hijos. “Oíd, hijos, la enseñanza de un padre, y estad atentos, para que conozcáis cordura" (Proverbios 4: 1).

Los padres tienen la responsabilidad de impartir comprensión a sus hijos, no solo en cuestiones físicas sino también espirituales. Esto incluye dirigir a sus hijos para que desarrollen una relación con su Padre celestial. Además, se instruye a los padres: “Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor” (Efesios 6: 4). Los padres deben mostrar paciencia y comprensión en el desarrollo de cada niño, y siempre dirigir a sus hijos e hijas a la Palabra de Dios como la principal fuente de instrucción.

Espero ver a mi padre en un futuro no muy lejano. En ese momento, le daré un sincero "agradecimiento" por su dedicación a la familia. Entonces, padres, marquen el paso y den un buen ejemplo, ni usted ni sus hijos lo olvidarán.

Aprenda más acerca de Dios, aprenda quien es el Creador y Padre de todos nosotros, en nuestro folleto informativo, El Dios verdadero: Pruebas y promesas, y no se olvide de consultar el artículo en nuestro sitio web titulado: "Dios está creando una familia" para ver cómo Él está cumpliendo verdaderamente su papel de Padre con sus hijos.