Como la rama se retuerce

Rod King
Díganos lo que piensa de este artículo

¿Qué tienen en común la crianza de los hijos y la jardinería? ¿No es obvio? Cada uno de estos requiere tiempo, paciencia y cuidado amoroso, pero créanme, ¡las recompensas están muy por encima de las retribuciones materiales!

Los japoneses han perfeccionado muchas bellas artes. Su cocina no solo se caracteriza por el uso de ingredientes exquisitos, sino que la presentación tiene un hermoso color y estilo. ¡Su vestimenta tradicional es también una exhibición artística clásica, y su jardinería es muy similar! El jardín japonés a menudo muestra cerezos ornamentales y arces japoneses palmeados, generalmente combinados con piedras grandes cuidadosamente colocadas en mares de arena rastrillada o guijarros.

Hay un estilo particular de jardinería que captura la imaginación de cualquiera que lo conozca. Se llama bonsai. El propósito de este tipo de arte es miniaturizar árboles al restringir el crecimiento de la raíz. Después de veinte años, un árbol que hubiera crecido a una altura de diez metros en un jardín, es controlado de manera que solo alcance de 38 a 61 centímetros de alto. Las ramas y el tronco se vuelven nudosos y retorcidos y las hojas se vuelven pequeñas y proporcionales al resto del árbol. Los artistas de bonsái pueden pasar horas examinando sus árboles antes de podar una ramita pequeña.

Hay muchas maneras de darle forma a los árboles. La espaldera para árboles hace que crezcan para que se formen a lo largo de un emparrado contra una pared. Muchos árboles se prestan para tomar la forma de sauce llorón, como por ejemplo los cerezos. Luego están los que practican el arte de podar los árboles en sus jardines en forma de animales.

Pero la idea del crecimiento controlado en las plantas se puede imitar en la crianza de los hijos. Salomón nos dio buenas instrucciones en Proverbios 22: 6: " Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él."

No es incorrecto que los padres confíen en la tarea que Dios les ha dado de entrenar a sus amados hijos para que crezcan y se conviertan en miembros responsables y productivos de la sociedad. No va a restringir perjudicialmente a un niño si se le dan límites y reglas para vivir.

Una historia conocida es contada por el Dr. James Dobson. Esto es lo que escribió en su artículo en línea, "¿Los niños realmente quieren tener límites?":

"Durante los primeros días del movimiento de educación progresista, un teórico entusiasta eliminó la cerca de alambre que rodeaba el jardín de la guardería. Pensó que los niños sentirían más libertad de movimiento sin la barrera visible que los rodeaba. Los niños y niñas se acurrucaron cerca del centro del patio de recreo. No solo no se alejaron, sino que ni siquiera se aventuraron caminar cerca de los límites del terreno".

Él concluye la historia diciendo que cuando la cerca fue restaurada, los niños volvieron a jugar felizmente, incluso en los límites del terreno.

Las personas pueden ver fácilmente el beneficio del entrenamiento de cachorros en la escuela de perritos para que aprendan a entrenarse en casa, a sentarse y quedarse cuando se les ordene, y sin embargo esas personas no pueden ver que los mismos principios se apliquen también a los niños. La idea de que los niños de alguna manera saben cómo comportarse intuitivamente es una forma segura de criar niños nerviosos e inseguros. Por supuesto, tampoco deberían hacer que se callen, o que se restrinjan de tal manera que se pongan nerviosos e inseguros por parte de padres controladores ¡pero sí necesitan reglas generales!

El objetivo que mi esposa y yo teníamos era dar tres veces más elogios que la corrección a nuestros hijos. Ahora son adultos y tienen sus propios hijos. Es una delicia verlos practicar el mismo enfoque que usamos. Incluso nos han agradecido por corregirlos y salvarlos de muchas de las penas que algunos de sus amigos de la escuela han tenido que soportar.

¿Sus hijos le agradecerán por sus técnicas de crianza cuando sean adultos?

Si desea recibir una copia gratuita de nuestro folleto, ¿Por qué es tan difícil criar hijos? ¡simplemente escriba, llame o pídalo en línea, hoy mismo! También asegúrese de consultar la revista El Mundo de Mañana y lea artículos como "Sin límites".