La elección más importante

Díganos lo que piensa de este artículo

El mundo occidental gasta enormes cantidades de energía y de dinero en elecciones políticas. Parece que la campaña nunca se detiene.  Dado que el dinero es "la leche materna de la política", hay un sinfín de eventos de recaudación de fondos que generan cientos de millones de dólares, euros o libras, o la moneda nacional que sea. Se utilizan todos los medios de comunicación para promover la candidatura a un cargo y el poder que conlleva. Se gastan sumas desmesuradas de dinero para ganar elecciones a cargos que pueden tener un salario relativamente modesto. A menudo, las personas de medios económicos ordinarios, después de ser elegidas y ocupar cargos públicos, dejan la vida pública años después llevándose una gran riqueza.

Un aspecto desagradable de la campaña electoral es el esfuerzo de cada partido o candidato por destruir la reputación y las carreras de sus oponentes con acusaciones de corrupción, malversación, incompetencia o comportamiento ilícito. Los hechos a menudo son difíciles de establecer en medio del aluvión implacable de cargos graves, a menudo de "fuentes no identificadas".

Una vez terminada la elección y declarado el ganador, el partido del candidato derrotado a menudo aúlla sobre acusaciones de fraude electoral o incluso interferencia extranjera. En lugar de ponerse a trabajar de manera positiva para resolver problemas, las interminables arengas e investigaciones ahogan a los comités legislativos y congestionan los expedientes judiciales.

Los reportes de mala calidad y las ideologías divergentes se combinan para impedir cualquier progreso real a medida que los problemas sociales graves quedan sin resolver. Este patrón frustrante ha provocado mucha desilusión y apatía en el electorado. Muchos votantes concluyen: "¿De qué sirve?"

Hay una elección muy diferente que está en marcha. No tiene nada que ver con partidos políticos o luchas de poder. Para la mayor parte de la humanidad, esta elección ha pasado desapercibida, ya que los involucrados no son los "motivadores ni líderes de opinión" de esta era de la historia de la humanidad. Sin embargo, se habla claramente de esta elección en muchos lugares de la Biblia.

Desde el capítulo uno de Génesis hasta los versículos finales de Apocalipsis, está claro que Dios ha estado elaborando un plan para la salvación de la humanidad. “...en la dispensación del cumplimiento de los tiempos” (es decir, conforme al plan) el Mesías vino a cumplir Su parte del Plan. ¿A quién utilizará para llevar a cabo su plan? En las Escrituras, estos individuos se conocen como los "elegidos". Jesús explicó en Juan 6:44: "Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere". Aquellos que aceptan el llamado en esta era son los "elegidos". Tenga en cuenta que esto no implica votación.

Pablo lo expresó de esta manera en su carta a la Iglesia en Tesalónica: “Damos siempre gracias a Dios por todos vosotros, haciendo memoria de vosotros en nuestras oraciones... Porque conocemos, hermanos amados de Dios, vuestra elección” (1 Tesalonicenses 1:2– 4). “Por lo cual, hermanos, tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y elección; porque haciendo estas cosas, no caeréis jamás. Porque de esta manera os será otorgada amplia y generosa entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo" (2 Pedro 1:10-11)

Dios tiene un código de conducta para sus elegidos: “Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.” (Colosenses 3:12-13). ¿Ve usted en qué se diferencia esta conducta de los sistemas políticos de la humanidad? Se requiere un cambio de corazón, lo que la Biblia llama "arrepentimiento". En el capítulo 2 de Hechos, después de un poderoso sermón en el día de Pentecostés, los que estaban escuchando a Pedro se sintieron profundamente conmovidos. “Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo” (Hechos 2:37–38). El Espíritu Santo nos permite practicar el código de conducta descrito por Pablo.

Para los "elegidos", también llamados "manada pequeña" en Lucas 12:32, hay una promesa fabulosa: "Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones” (Apocalipsis 2:26). Además, afirma, “Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años” (Apocalipsis 20:6).

Hay mucho más en la historia, pero espero que al vislumbrar que hay una elección más importante, lo inspire a usted a investigar más a fondo los grandes eventos futuros que nos esperan para esta época y la venidera.

Se acerca un tiempo en el que los resultados de una elección política importante pueden ser menos seguros que nunca. Prepárese para la mejor "elección" estudiando el Curso Bíblico del Mundial del Mañana.