No hable mal de un gobernante

Díganos lo que piensa de este artículo

Los políticos reciben muchas críticas. Los partidos opositores difaman a sus oponentes para ganar el favor de los ciudadanos que están de su lado. Durante los ciclos electorales, los ataques difamatorios entre los contrincantes es frenética. Pero, ¿debería un cristiano dejarse atrapar en la condenación de los líderes de su nación, estado o ciudad?

Mientras que los políticos opositores y sus partidarios son rápidos para difamar públicamente, ¿cuál debe ser el enfoque de un seguidor de Jesucristo?

La Biblia hace una declaración al respecto en Éxodo 22:28: “No injuriarás a los jueces, ni maldecirás al príncipe de tu pueblo”. Dios nos ordena a mostrar respeto por aquellos que están en posiciones de autoridad.

Un ejemplo es cuando el apóstol Pablo estaba siendo examinado por el concilio. “Entonces Pablo, mirando fijamente al concilio, dijo: Varones hermanos, yo con toda buena conciencia he vivido delante de Dios hasta el día de hoy. El sumo sacerdote Ananías ordenó entonces a los que estaban junto a él, que le golpeasen en la boca. Entonces Pablo le dijo: ¡Dios te golpeará a ti, pared blanqueada! ¿Estás tú sentado para juzgarme conforme a la ley, y quebrantando la ley me mandas golpear? Los que estaban presentes dijeron: ¿Al sumo sacerdote de Dios injurias? Pablo dijo: No sabía, hermanos, que era el sumo sacerdote; pues escrito está: No maldecirás a un príncipe de tu pueblo” (Hechos 23:1–5).

Es posible que el sumo sacerdote no estuviera usando indumentaria sacerdotal, por lo que Pablo no reconoció su oficio. Al ordenar que Pablo fuera golpeado en la boca, el sacerdote estaba sobrepasando los límites de su autoridad, pero Pablo inmediatamente obedeció el mandato de Dios cuando entendió que era el sumo sacerdote, e incluso citó la ley.

¿Por qué tenemos que mostrar respeto por los que tienen autoridad? Es porque aquellos en puestos de autoridad son designados por Dios. “Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos. Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella; porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues es servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo. Por lo cual es necesario estarle sujetos, no solamente por razón del castigo, sino también por causa de la conciencia. Pues por esto pagáis también los tributos, porque son servidores de Dios que atienden continuamente a esto mismo. Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que, impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra” (Romanos 13:1–7).

El apóstol Pedro agrega: "Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior, ya a los gobernadores, como por él enviados para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen bien. Porque esta es la voluntad de Dios: que, haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos; como libres, pero no como los que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios. Honrad a todos. Amad a los hermanos. Temed a Dios. Honrad al rey” (1 Pedro 2:13–17). Por supuesto, Pedro también dijo: "Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres" (Hechos 5:29). Un cristiano no debe obedecer el mandato de un gobernante si viola los mandamientos de Dios.

Vivimos en tiempos emocionantes. La tentación de ser atrapado en las tendencias de conflicto y en las competencias políticas ejercen una fuerza poderosa. Sin embargo, los cristianos están llamados a separarse de los sistemas del mundo, practicando la humildad y la obediencia poniendo a Dios primero. Para obtener más información, solicite o lea en línea nuestro folleto gratuito, ¿Qué es un verdadero cristiano?  También asegúrese de ver la transmisión de El Mundo de MañanaSi yo rigiera el mundo" pues puede darle una visión real del futuro del liderazgo a nivel mundial.