J. Charles Ogwyn

Escalerilla al seol: El camino llano que conduce a la amargura y la muerte



Viajando con mi familia por carretera en la región central de los Estados Unidos, no podíamos menos que admirar la hermosura natural de los paisajes: kilómetro a kilómetro de campos y bosques salpicados aquí y allá por algún pueblo o ciudad. Entonces algo nos llamó la atención. Algo que en medio de tanta belleza, parecía totalmente fuera de lugar.

¿Está siendo protegido?



El pensamiento cruzó por mi mente: "Seguro que es bueno tener la protección de Dios". ¡Y luego sucedió! Hasta ese momento, fue solo otro día largo y caluroso durante mis vacaciones de verano de la universidad, pasé trabajando duro en los campos petroleros cerca de Zwolle, Louisiana. En un momento todo parecía normal; al siguiente momento estaba luchando por respirar.