Nuevas relaciones entre las naciones árabes

Díganos lo que piensa de este artículo

A partir del verano pasado, los Emiratos Árabes Unidos, Sudán, Marruecos y Bahréin firmaron los Acuerdos de Abraham, un acuerdo de paz que algunos llaman “el avance más significativo en el conflicto árabe-israelí desde la década de 1990” (Foreign Policy, 21 de diciembre de 2020). Muchos no creen que estas naciones estén interesadas en la paz, sino que les interesa cómo pueden beneficiarse del acuerdo, incluida la tecnología, las armas y los favores de Estados Unidos. Ahora, muchos analistas están observando a Arabia Saudita para ver si la poderosa nación islámica seguirá el ejemplo con su propio acuerdo con Israel (Washington Post, 15 de diciembre de 2020).

Hay una mayor cooperación entre los estados del Golfo que recientemente han estado en desacuerdo entre sí. A principios de enero, Deutsche Welle informó sobre las afirmaciones del príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, que “los estados del Golfo habían firmado un acuerdo sobre 'solidaridad y estabilidad' de la región en una cumbre destinada a poner fin a un embargo de tres años contra Qatar” (4 de enero de 2021), también que agradeció a Estados Unidos y Kuwait por actuar como mediadores. Ahora Egipto ha reanudado las relaciones diplomáticas con Qatar, convirtiendo a Egipto en “el primer país en hacerlo oficialmente bajo un acuerdo árabe para poner fin a una disputa de muchos años” (Reuters, 21 de enero de 2021). Arabia Saudita planifica reabrir su embajada en Qatar, y tanto Bahréin como Egipto reabrieron su espacio aéreo a Qatar. Las relaciones fomentadas por este acuerdo negociado por Estados Unidos, junto con los Acuerdos de Abraham, tienen la intención de proporcionar un baluarte estratégico contra la amenaza regional que representa Irán.

¿Cómo podrían estos acontecimientos impactar el futuro del Oriente Medio y las naciones árabes? Las profecías bíblicas indican que al fin de esta era, un poderoso “rey del Sur” confrontará a un “rey del Norte” europeo, por el control de Jerusalén (Daniel 11:40–43). Los actuales esfuerzos de cooperación podrían conducir a la formación del profetizado “rey del Sur”. Para más información sobre los futuros acontecimientos en el Oriente Medio, lean “El Medio Oriente en profecía”.