¿Seré la Biblia “Cancelada”? Si y No

Díganos lo que piensa de este artículo

La “cultura de la cancelación” cobra más fuerza cada día. Algunos libros importantes que han sido censurados recientemente son: Cuando Harry se convirtió en Sally: Respondiendo al movimiento transgénero, de Ryan T. Anderson y El Daño irreversible: La moda transgénero seduce a nuestros hijos de Abigail Shrier.  A menudo, las opiniones y puntos de vista censurados concuerdan de alguna manera con los principios bíblicos. La "lista de cancelados" continúa creciendo. Sin embargo, a pesar de la moda de cancelar y censurar material políticamente incorrecto, ¿ha notado lo que aún no se ha cancelado? ¡la Biblia!

Como la Biblia está lejos de ser políticamente correcta, es muy sorprendente que aún no haya aparecido en la "lista de cancelados", aunque sí apareció en una lista de los diez libros más "desafiados" en 2015, según la Asociación Estadounidense de Bibliotecas. La Biblia tiene un "impacto" políticamente incorrecto mucho más duro que la mayoría de los otros libros, porque enseña en contra de muchos de los comportamientos y estilos de vida "alternativos" que se defienden hoy en día. Esto plantea una pregunta intrigante: ¿Se cancelará la Biblia en algún momento porque sus enseñanzas chocan con las ideas y los "valores" modernos? La Biblia realmente da la respuesta, y es un sorprendente sí…  pero también no.

Antes de llegar a las respuestas de la Biblia a esta pregunta, consideremos dos enseñanzas bíblicas, entre muchas, que podrían convertirla en un objetivo principal para la cultura de la cancelación.

Primero, la Biblia dice claramente que Dios creó a los seres humanos hombre y mujer. Jesús afirmó este hecho en Mateo 19:4 “¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo?” Esta simple porción de la realidad se enseña a lo largo de la Biblia en muchas declaraciones y ejemplos claros: incluso dando instrucciones respecto a la ropa masculina y femenina y el largo del cabello, que ayudarían a distinguir claramente entre hombres y mujeres y sus atributos dados por Dios (Deuteronomio 22: 5; 1 Corintios 11: 14-15). Dios también les dio a hombres y mujeres diferentes roles, dándoles a los hombres el rol de liderazgo y las mujeres el rol de apoyo (Génesis 2: 18–20; 1 Corintios 11: 3; Efesios 5: 23–25). Dios hizo a los hombres y a las mujeres diferentes, con talentos y dones únicos. Ambos sexos están hechos a Su imagen y lo reflejan de manera especial (Génesis 1:27). Confundir y negar las distintas bendiciones que Dios otorgó a los dos sexos sería rebelarse contra Dios y pervertir lo que fue hecho a Su imagen. Obviamente, el punto de vista de Dios sobre el hombre y la mujer, y los roles que cada uno debería cumplir, no está de moda hoy en día.

Otra enseñanza bíblica que entra en conflicto con las perversiones que se celebran hoy se refiere al comportamiento sexual. En muchas Escrituras del Antiguo y el Nuevo Testamento, Dios explica que el comportamiento sexual solo debe tener lugar entre marido y mujer (Génesis 2:24). Dios etiqueta todos los demás comportamientos sexuales como pecado, al mismo tiempo que explica que el pecado sexual conduce a enfermedades, pensamientos degradados, y a matrimonios y familias rotas; hechos que la investigación y la simple observación confirman (Romanos 1:26-28).

Estos son solo dos ejemplos que muestran cómo la Biblia choca con algunas de las creencias y movimientos populares de hoy. Si se producen intentos de cancelar la Biblia, ¡los que la lean no se sorprenderán! Dios nos dio la Biblia como una luz brillante y hermosa (Salmo 119:105), y Jesús mismo explicó cómo reacciona el mundo a la luz: “los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas” (Juan 3:19-20).

Entonces, ¿se cancelará la Biblia debido a sus enseñanzas en contra de gran parte de lo que se aprecia en la sociedad actual? La Biblia misma ofrece una respuesta fascinante.

En el libro de Amós, leemos una profecía sobre una hambruna venidera: “He aquí vienen días, dice el Eterno, en los cuales enviaré hambre a la Tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra del Eterno. E irán errantes de mar a mar; desde el norte hasta el oriente discurrirán buscando palabra del Eterno, y no la hallarán” (Amós 8: 11-12). La vívida predicción de una "hambruna" venidera de la palabra de Dios corresponde a otras escrituras, como la famosa declaración de Jesús: "Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios" (Lucas 4:4). Estas escrituras no explican exactamente cómo se producirá una hambruna de la palabra de Dios, pero sí indican que se llevará a cabo alguna forma de "cancelación". A medida que se censuran más y más puntos de vista, especialmente aquellos que están de acuerdo con los principios bíblicos, no será sorprendente ver la Biblia censurada porque algunos consideran que sus enseñanzas son "discriminatorias" u "ofensivas".

Sin embargo, la Biblia también da un rotundo no a la pregunta de si será cancelada, porque la palabra de Dios no puede ser cancelada de forma definitiva o permanentemente; es por medio de ésta que Cristo sustenta el universo (Hebreos 1: 3), perdura para siempre (1 Pedro 1:25), e incluso es por medio de su palabra que Dios declara el fin desde el principio y la realidad en la que viven los seres humanos (Isaías 46:10; Hechos 17:28). Una sociedad que intente cancelar la palabra de Dios tarde o temprano será cancelada por esas mismas palabras, a menos que las personas se arrepientan.

Aunque la Biblia puede eventualmente ser cancelada o censurada de alguna forma, esto no durará. Ningún movimiento, científico, cultura o país tiene el poder de cambiar los cromosomas XX en cromosomas XY, ni el mal en bien o la muerte en vida, porque Dios es quien determina esas cosas. Solo el Creador de lo masculino y lo femenino, del cielo y de la tierra, de lo correcto y lo incorrecto, y todas las verdades relacionadas, es quien tiene ese poder. La palabra de Dios no solo "Permanece... en los cielos" (Salmo 119: 89), sino que también sostiene esos cielos.

¿Se avecina una “hambruna de la palabra” en nuestro tiempo? Vea nuestra presentación de El Mundo de Mañana La Biblia puede ser probada y evite las ideas tontas de esta época. ¡También asegúrese de leer el artículo ¿Podemos creer en la Biblia?