Richard F. Ames

El futuro de Jerusalén


Hoy, Jerusalén sufre violencia continua y vive bajo la amenaza de una guerra abierta. Sin embargo, la Biblia revela que pronto aquella histórica ciudad ¡será la capital del mundo! Jerusalén es un punto focal de los conflictos en el Medio Oriente. À lo largo y ancho del mundo árabe, millones se oponen al dominio de Israel sobre esta histórica ciudad. Millones de musulmanes en todo el planeta esperan el día en que Jerusalén deje de estar bajo el control israelí.

¡Salve su matrimonio!


¿Hay problemas en su matrimonio? ¿Necesita ayuda? Una fuente de ayuda profunda y práctica es la Biblia. ¡ La Palabra de Dios! La Biblia ofrece soluciones asombrosas que ayudan a mejorar la relación matrimonial e incluso ¡pueden salvarla!

¿Qué es el día del Señor?


Jesucristo anunció un venidero Día del Señor cuando Dios ejecutaría su juicio sobre el mundo. ¿Qué es ese día? ¿Está usted preparado para él? La profecía bíblica revela que antes de que regrese Jesucristo, la Tierra pasará por un período llamado el "Día del Señor", en el cual Dios juzgará a todas las naciones del planeta. Hoy, pocos comprenden éste período profético clave, un período que vendrá muy pronto.

¿Tenemos que obedecer a Dios para ser salvos?


Muchos sostienen que para ser salvo no hay que hacer nada. Basta "venir tal como eres y aceptar a Jesús". Algunos dirían que lo único que hay que hacer es "creer" y que cualquier cosa adicional a eso es salvación por las obras. ¿Es esto lo que la Biblia realmente enseña?

¿Existe de verdad un diablo?


El mundo de lo oculto ¿está afectando a nuestros jóvenes y a nuestra sociedad entera? ¿Es real el diablo? Si lo es, ¿cómo engaña a la gente? La cultura juvenil se adentra cada vez más en el ocultismo. La brujería es la moda. Millones de jóvenes esperan ansiosos cada nuevo libro de Harry Potter y sintonizan programas de televisión como "Buffy, cazadora de vampiros". Más de una canción popular glorifica al diablo y hay jóvenes estudiantes que han llegado a asesinar en su nombre.

Páginas