Sonido de sables en Corea

Díganos lo que piensa de este artículo

Hace aproximadamente un año, parecía que la relación perpetuamente tensa entre Corea del Norte y Corea del Sur estaba mejorando, lo que despertó la esperanza de una mayor unidad entre los dos países. Sin embargo, la semana pasada Corea del Norte “hizo explotar la oficina de enlace entre los dos países en su ciudad de Kaesong”, una oficina construida en 2018 que se utilizó para reuniones intercoreanas (Deutsche Welle, 16 de junio de 2020). La destrucción del edificio se produjo según lo predicho por la hermana de Kim Jung Un, el Líder Supremo de Corea del Norte. La Unión Europea y Rusia han pedido moderación.

Desde entonces, Corea del Norte ha rechazado la propuesta de paz de Corea del Sur y ha anunciado su intención de “reiniciar los ejercicios militares en la frontera de Corea del Sur en zonas desmilitarizadas que anteriormente fueron utilizadas por ambas naciones para la industria y el turismo” (Deutsche Welle, 17 de junio de 2020). Corea del Norte también planea restablecer puestos de guardia en la zona desmilitarizada.

La tensión continua ha existido entre las dos naciones desde que fueron divididas al final de la Guerra de Corea en 1953. A lo largo de los años, los países han experimentado algunas mejoras ocasionales en su relación, así como escaladas en la retórica hostil y la acción militar a lo largo de su frontera. Desde que se rompió la cumbre nuclear entre Corea del Norte y Estados Unidos el año pasado, las tensiones entre el Norte y el Sur se han intensificado. Ambas Coreas están bien armadas, y el Sur cuenta con el apoyo militar de Estados Unidos. Debería esperarse un aumento en las tensiones entre las naciones de todo el mundo, ya que Jesucristo advirtió que las “guerras y rumores de guerras” serían una de las señales visibles que indican que el fin de este siglo esta cerca (Mateo 24:4-7). Para más información sobre las señales que anunciarán el retorno de Cristo, vean “Siete señales de la segunda venida”.