¿Se acerca el hambre por la palabra de Dios?

Díganos lo que piensa de este artículo

Un funcionario de California cuestionó a un pastor de San Diego y su esposa por el estudio bíblico semanal en su hogar.

Les exigió conseguir permiso para "asambleas religiosas" en su hogar, acción que les costaría más de US$10.000. El funcionario los amenazó que si no obtenían permiso multaría al pastor, "y luego sería peor". Las amenazas del funcionario directamente contradicen la Primera Enmienda a la Constitución de los EUA, que impide la creación de leyes que prohíban el libre ejercicio religioso.

Un portavoz del bufete que representa al pastor comentó: "Si estas tendencias continúan en nuestra nación, las iglesias se verán forzadas a la clandestinidad…. Si el gobierno prohíbe congregarse y tener servicios religiosos en el hogar, entonces, ¿dónde se reunirán los cristianos?…. Me preocupa porque si en los EUA no vamos a poder reunirnos en el hogar y practicar libremente la religión, vamos a quedar peor que en China" (FoxNews.com, 28 de mayo).

Dios profetizó que vendrían días "…en los cuales enviaré hambre a la Tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra del Eterno" (Am. 8:11). À medida que las naciones se alejan de Dios, y convierten "en ajenjo el juicio", y la justicia echen por tierra (Am. 5:7), ¡el hambre por la palabra de Dios viene a ser una posibilidad real! Por consiguiente debemos orar por los líderes del mundo "para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad" (1 Ti. 2:1-2).