“La próxima guerra”

Staff de Noticias y Profecía
Díganos lo que piensa de este artículo

Es el título de un reciente artículo en la revista The Economist (25 de enero de 2018) que examina la relación cambiante entre los Estados Unidos, China, Rusia, Europa y otras naciones, y cómo los Estados Unidos parece haber pasado por alto o ignorado esas relaciones. El artículo también señala cómo décadas de investigación y desarrollo militar descuidado sitúan a los Estados Unidos detrás de naciones en ascenso como China, Rusia y Corea del Norte, e indica cómo los “cambios poderosos y a largo plazo en la geopolítica y la proliferación de nuevas tecnologías erosionan el extraordinario dominio militar del que Estados Unidos y sus aliados han disfrutado”. Los autores del artículo hacen una observación sobria: “El conflicto a escala e intensidad no visto desde la segunda guerra mundial es una vez más probable. El mundo no está preparado”.

La declaración, “el mundo no está preparado”, alude al hecho de que acontecimientos nefastos podrían ocurrir repentina e inesperadamente. El profeta Jeremías fue inspirado a escribir en su profecía dual con respecto a las naciones de descendencia israelita, que su muerte vendrá “de repente” (Jeremías 6:26; 15:8; 18:22). Jesucristo dijo que su retorno será de repente, y sorprenderá a muchos que no están prestando atención (Mateo 24:44). Esta es la razón por la cual Jesús advirtió a sus seguidores a “velad” las señales específicas que anuncian el “fin del siglo” que se aproxima (ver Mateo 24:3-21). Para más detalles sobre estos acontecimientos futuros, lean Catorce señales que anuncian el retorno de Cristo.

Mientras los seguidores de Jesucristo observan a que estas señales ocurran, también deben, como Jesús, ocuparse de los asuntos de su Padre y terminar su obra (Juan 4:34). Una parte importante de esta obra consiste en predicar el evangelio del Reino de Dios al mundo como testimonio (Mateo 24:14; Marcos 16:15). ¡Esta es una misión que la Iglesia de Dios se esforzará por terminar para cuando Cristo regrese (Mateo 10:16-23)!