¿Fin del dominio estadounidense del espacio?

Díganos lo que piensa de este artículo

Actualmente, los Estados Unidos posee u opera alrededor de la mitad de los satélites conocidos en el espacio (Gatestone Institute, 2 de noviembre de 2020). En lo que va de este año, Estados Unidos se ha mantenido esencialmente al día con China en términos de satélites recién lanzados. Sin embargo, en marzo de 2021, China planifica comenzar a lanzar nuevos satélites al espacio a un ritmo de aproximadamente uno cada 14 días. El equilibrio del poder espacial podría estar cambiando.

Además del número de satélites, también hay un cambio en el armamento militar en el espacio. Estados Unidos ha aplazado intencionalmente la militarización del espacio por medio de satélites, mientras China coloca láseres en satélites presumiblemente para “destruir basura espacial”, láseres que podrían ser utilizados fácilmente para destruir otros satélites. Si Estados Unidos pierde satélites claves, podría quedarse a “ciegas” en lo que respecta a la aviación y a las operaciones militares. Según varios observadores, Rusia y China están al frente de Estados Unidos en lo que respecta a capacidades ofensivas en el espacio, y eso probablemente no cambie.

Dios prometió a los descendientes de Abraham (naciones de descendencia israelita) que poseerían “la puerta de sus enemigos” (Génesis 24:60). Esa profecía se cumplió cuando el Reino Unido y los Estados Unidos tuvieron la posesión de muchas de las puertas terrestres y marítimas de sus enemigos. Aunque los Estados Unidos ha sido durante mucho tiempo el dueño indiscutible del espacio, al igual que con las puertas terrestres y marítimas que Estados Unidos y el Reino Unido ya no controlan, Estados Unidos parece estar perdiendo también su supremacía en el dominio del espacio. Esta es otra señal más de la caída de las naciones de descendencia israelita por haberse apartado de Dios: “El extranjero que estará en medio de ti se elevará sobre ti muy alto, y tú descenderás muy abajo” (Deuteronomio 28:43). Para más información sobre este tema, lean “¿Guía Dios los asuntos mundiales?