Estados Unidos, el Reino Unido y Australia forman un pacto especial

Díganos lo que piensa de este artículo

En 2016, Australia firmó un acuerdo con Francia para comprar varios submarinos con motor diésel. En el acuerdo, considerado como el “contrato del siglo”, Francia se beneficiaría tanto económica como políticamente (Politico, 16 de septiembre de 2021). Sin embargo, Australia canceló recientemente el acuerdo con Francia para entrar en un pacto con los Estados Unidos y el Reino Unido que le daría a la isla continente ocho submarinos de propulsión nuclear y un acuerdo de seguridad.

El pacto de seguridad trilateral entre Estados Unidos, el Reino Unido y Australia conocido como “AUKUS”, fue anunciado por el presidente Joe Biden. El acuerdo permitirá a las tres naciones compartir tecnologías nucleares avanzadas y secretas entre sí (Politico, 16 de septiembre de 2021). China no estaba contenta con el acuerdo y lo calificó como una “intensificación de la carrera armamentista”. El pacto se formó como respuesta a lo que los aliados, especialmente Australia, ven como un “comportamiento beligerante de China” (The Guardian, 16 de septiembre de 2021). Sin embargo, este nuevo acuerdo parece estar alienando a Francia y a otras naciones europeas (Associated Press, 16 de septiembre de 2021).

Lo que pasa inadvertido en las noticias es que hay más en esta nueva asociación que solo política e información tecnológicamente sensible. Los estudiosos de las profecías bíblicas también comprenden que la relación entre estas tres naciones de habla inglesa es mucho más que un idioma común. ¡Este es en realidad un acuerdo entre “hermanos”, que refleja una relación que ha existido por casi 3,500 años! Estas naciones son descendientes de Efraín y Manasés, los dos hijos de José y nietos del patriarca Jacob (o Israel). Estas naciones tienen un vínculo de sangre que trasciende sus diferencias políticas y geográficas (Génesis 48). Las condiciones mundiales parecen estar impulsando este vínculo a la vanguardia una vez más. Para descubrir más sobre la antigua historia familiar y el futuro profetizado de estas tres naciones, y otras naciones, incluida Francia, lean Estados Unidos y Gran Bretaña en profecía.