En un segundo intento los irlandeses votan "SÍ" al Tratado de Lisboa.

Díganos lo que piensa de este artículo

El 3 de octubre del 2009, primer día de la Fiesta de los Tabernáculos, los periódicos del mundo decían en su primera plana: "Irlandeses votan SÍ".

Las reacciones europeas ante los resultados fueron en su mayoría positivas. El actual Presidente de la UE lo calificó como "un gran día para Europa". Con todo, las respuestas en Irlanda son variadas. Un irlandés dio su razón para votar sí: "Es mucho mejor no estar aislados". Se espera que Polonia y la República Checa ratifiquen el Tratado después del voto irlandés (Der Spiegel, 3 de octubre).

 

Sin embargo, las noticias de Irlanda pintan un cuadro algo diferente. Un líder opositor comentó sobre la votación: "Por supuesto que estoy decepcionado, pienso que hemos cometido un error. Esto demuestra cuán asustada esta la gente. El señor Farage, eurodiputado del Sureste de Inglaterra, comentó: ‘Pienso que todo ha sido una farsa absoluta de la democracia. Como esto se ha llevado a cabo se asemeja más a Zimbabue o Afganistán. No ha sido un referendo libre y justo’" (Telegraph, 3 de octubre).

 

Libremente o no, los irlandeses votaron "sí" y Europa se ha salido con la suya. Ahora será interesante ver qué resulta del Tratado. La profecía anuncia una unificación al final de la era de diez "reinos" en la moderna Europa, bajo un líder y un sistema religioso, (Dn. 2:40-44; ver Ap. 17). ¡Parece que los acontecimientos señalan el futuro profetizado por Dios!