De regreso a casa

Díganos lo que piensa de este artículo

"El Vaticano dijo el martes que ha abierto el camino para que los anglicanos descontentos con su fe puedan afiliarse a la Iglesia Católica."

Enrique octavo rompió con la Iglesia Católica hace más de 450 años. Pero debido a los cambios radicales en la Iglesia Anglicana Episcopal, que ordenan mujeres y homosexuales al sacerdocio y bendicen parejas del mismo sexo; muchos anglicanos buscan un fundamento más tradicional. Según un vocero de la Iglesia Católica: "Centenares de anglicanos de todo el mundo expresan el deseo de afiliarse a la Iglesia Católica. Entre ellos 50 obispos" (cnn.com, 20 de octubre).

Más de 400.000 anglicanos están por afiliarse a la Iglesia Católica (Timesonline.com, 22 de octubre). El regreso a la Iglesia Católica es un gran acontecimiento, especialmente en términos de las profecías bíblicas que señalan hacia el fin de esta era y al retorno de Jesucristo. Apocalipsis 17 habla de una mujer (símbolo de un iglesia), llamada "Babilonia la Grande, la madre de las rameras", que está "ebria de la sangre de los santos" (vs. 5-6).

La Iglesia Católica se conoce por haber derramado sangre de gente religiosa que a través de los años no reconocieron al Papa como el Vicario de Cristo ni a la Iglesia Católica como la verdadera Iglesia. La Iglesia Católica siempre se ha visto como "madre" de la cristiandad y espera el regreso de sus "hijas". El profeta Isaías previó una "hija de Babilonia", conocida como "señora de reinos" y que crearía un movimiento ecuménico afirmando: "Yo soy, y fuera de mí no hay más; no quedaré viuda, ni conoceré orfandad" (Is. 47:1, 5, 8).

Hoy vemos este movimiento de regreso a la Iglesia Católica, incluso de iglesias que rompieron violentamente con ella hace siglos. Las profecías bíblicas siguen cumpliéndose y apuntan cada vez más al retorno de Cristo.