Evolución: una religión

Díganos lo que piensa de este artículo

Hoy en día, con la ciencia moderna, se hace cada vez más claro que la teoría de la evolución se ha convertido hoy en día en la religión de las personas educadas y, con bastante frecuencia, la religión de las personas sin educación.

Escuche las sorprendentes palabras de Charles Darwin, a quien muchos consideran el "padre" de la evolución: "Yo era un hombre joven de ideas inmaduras. Exprese dudas y sugerencias con relación a todo lo me preguntaba todo el tiempo y lo más asombroso fue que esas ideas se proliferaron. La gente saco una religión de ellas". Charles Darwin confesó que sus inquietudes y sugerencias se convirtieron en una religión.

De acuerdo con el Diccionario Webster: "Una religión es una causa, un principio, un sistema de creencias al que se aferra con ardor y fe." Si usted utiliza la definición común de fe como "una creencia firme en algo que no tiene ninguna prueba", entonces los evolucionistas modernos están llenos de fe. La religión basada en la fe de la evolución es una serie de suposiciones absolutamente carentes de pruebas.

Veamos una de las principales doctrinas de la evolución que es una parte fundamental de sus bases, una de las suposiciones en la que toda la teoría se sostiene o cae. Esa suposición es que “ya que lo sobrenatural no lo pueden medir los científicos, debemos rechazar lo sobrenatural (o Dios) como una posible fuente del origen de la vida." Esto es tan ilógico como decir: "Debido a que usted no puede demostrar, a donde se fue su gato ayer por la noche, usted tiene que concluir que su gato no existió mientras estuvo ausente."

El hecho de que los científicos no tengan instrumentos para medir al Creador, ¡no quiere decir que el Creador no exista! De hecho, la evidencia actual científica en física y astronomía apunta al origen sobrenatural del universo. En los últimos 10 a 15 años, muchos de los agnósticos escépticos han tenido que admitir que el universo no podría haber llegado a existir por sí solo, únicamente dentro de las leyes de la física. La evidencia del evento de la creación, que algunos han llamado el "big bang", aumenta año tras año. No ha habido una eternidad pasada de la materia o una eternidad pasada del universo. Hubo un momento en el tiempo cuando el universo prácticamente explotó en existencia, por supuesto, no como lo conocemos hoy, sino como el primer paso en la creación.

Los instrumentos a bordo de la Estación Espacial Internacional, ahora en órbita alrededor de la Tierra, muestran claramente un universo rápidamente separándose. Si hubiera que calcular hacia atrás hasta el mismo momento del evento de la creación, los científicos dicen que sería hace unos 14 millones de años. El universo tuvo un principio definido y no existía antes de ese tiempo. La famosa teoría de la relatividad de Einstein demostró que el espacio, el tiempo y la materia tuvieron un principio. Durante la vida de Einstein se consideraba demostrable a un nivel confiable del noventa por ciento.

Hoy en día, los científicos consideran que el principio del universo se puede demostrar en forma certera y sin un mínimo de duda. ¿Qué significa esto? Que el universo tuvo un comienzo. Al decir: La materia y la energía del universo de repente llegaron a existir de la nada, ¿viola las leyes de la física? ¡Absolutamente que sí!  Exige un origen sobrenatural. Y eso es exactamente lo que Dios nos ha dicho sobre el origen del universo en su Palabra, en Hebreos 11: 3: "Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve [el universo] fue hecho de lo que no se veía". Por lo que el universo no fue hecho de materia pre-existente. Fue hecho por Dios con su poder sobrenatural, invisible o energía. En Jeremías 10:12 leemos: "El que hizo la tierra con su poder, El que puso en orden el mundo con su saber, y extendió lo cielos con su sabiduría."

La religión de la evolución niega lo sobrenatural, porque los evolucionistas afirman que no pueden medir lo sobrenatural. Sin embargo, todas sus mediciones científicas apuntan al hecho de que el universo tuvo un comienzo, y de hecho llegó a existir fuera de las leyes de la física. Por definición, esto comprueba lo "sobrenatural".

El resultado final es que si decimos que no existe lo sobrenatural, llevándolo a una la conclusión obvia, entonces debemos decir que el universo no existe y, por supuesto, tampoco existen los evolucionistas. Está claro, pues, que una de las doctrinas principales de la falsa religión de la evolución es que no se puede probar y que se basa en una fe ciega.

Para obtener más información sobre este tema importante vea el programa titulado "Preguntas que la evolución no puede contestar" y asegúrese también de sintonizar nuestra transmisión por internet "Homo Naledi y la 'ciencia' de los orígenes humanos."