Apocalipsis, o ¿aquí no ha pasado nada?

Gary F. Ehman
Díganos lo que piensa de este artículo

Un desastre tras otro, desgracia sobre desgracia, sequías, incendios, inundaciones, terremotos, guerras, enfermedades, dominan las noticias en estos días. ¿Parece como si estas cosas ocurrieran con más intensidad, o es sólo que hay "más información" que nunca?

El antiguo debate se intensifica, cómo los "realistas" desdeñan a los "agoreros" y los "agoreros" apuntan dedos acusatorios a los "realistas".

Pero parece que el lenguaje profético de la Biblia está apareciendo en las primeras páginas de los periódicos y dominan una gran parte de las noticias en la televisión por la noche y las noticias en la Internet. Los devastadores terremotos en Japón y Nepal en los últimos años, la aparición de nuevos virus extraños en Brasil y en otros lugares, y la inundación masiva en China y otras partes del sudeste asiático, casi parece que fueran copiados de las advertencias de Jesucristo en las profecías en el Monte de los Olivos, cuando declaró: "y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares" (Mateo 24:7).

Es nuestra tendencia sentirnos atraídos hacia lo intenso, lo sensacional y los acontecimientos más graves de calamidad. Y también es nuestra tendencia a pasar por alto algunos de los resultados de estos acontecimientos, ya que corremos de un desastre a otro. Jesús también dijo que, debido a estos eventos y otros temas dolorosos conectados a ellos, que por "haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará" (v. 12).

Uno puede ver esto en las guerras y los conflictos en todo el Oriente Medio, África y Ucrania, a medida que los gobiernos militares cruelmente continúan destruyendo las vidas y propiedades de los civiles, rebeldes y militantes por igual, mientras que la ayuda, si existe alguna, que se de en cualquier lugar de estos conflictos crecientes, con demasiada frecuencia se desperdicia o es confiscado, y cae en manos equivocadas. Y a medida que esto continua, las intervenciones militares apoderadas y las huelgas demuestran que las potencias mundiales están en "guerra", sonriendo todo el tiempo el uno al otro y creando nuevos enemigos, familias sin casas y casas sin familias, todos los días.

Mientras tanto, en Estados Unidos, bombardeos, tiroteos, crecientes tensiones raciales, desastres naturales como las inundaciones producidas por el huracán de 2015 a lo largo de las costas del sureste del país, violencia de pandillas, violencia de drogas, problemas de inmigración, todo aunado a un año de una campaña inestable electoral en curso, con insultos, y controversia, sin prometerles nada sino haciendo solamente política. ¿Habla ésto de amor de una manera diferente?

Incendios en California, las olas de calor en Australia, huracanes en el Atlántico, terremotos en Asia, inundaciones en la China, guerras civiles, guerras religiosas, guerras políticas, guerras de poder, todo se repite en las noticias casi todos los días ante nuestros ojos. Los mismos tipos de tragedias, solo cambia el nombre de los lugares, y los nombres de las personas.

¿Tenía Jesús razón cuando dijo “Todos esto será principio de dolores” (v. 8)? ¿Será todo esto la señal de su “venida, y del fin de esta era” (v. 3)?

El Dr. Roderick C. Meredith, evangelista, editor de El Mundo de Mañana y autor del folleto Catorce señales que anuncian el retorno de Cristo, declaró en su folleto:

“¿Sabe usted cuál será la noticia más importante de nuestra generación? ¿Cuál es ese gran acontecimiento que va a estremecer al mundo entero en vida de la mayoría de los que leen esta publicación? La segunda venida de Jesucristo será el acontecimiento más importante de esta generación. ¡Jesucristo va a regresar!”

Pero su regreso, como Jesús mismo declaró, será precedido por el "principio de dolores" para la humanidad, y el caos seguirá en aumento abarcando el mundo. El Dr. Meredith continua:

“Tiempos terribles se acercan. No estamos hablando de pequeños hechos aislados que ocurren aquí y allá. Se trata de la intervención más dramática y masiva, suceso tras suceso que Dios haya hecho en la historia de la tierra. No es ni siquiera comparable con nada de lo que ha ocurrido en el pasado. ¿Puede el lector entender las enormes consecuencias que estos acontecimientos van a tener en su vida?”

Es necesario comprender que, para escapar de estos eventos, usted no debe dejar que su amor se enfríe. Va a descubrir por qué la humanidad no ha aprendido las lecciones de la historia y por qué es necesario que Jesucristo vuelva, al ordenar su copia gratuita de Catorce señales que anuncian el retorno de Cristo. Asegúrese también de leer la sección de Noticias y Profecía de El Mundo de Mañana, directamente en este sitio web.