¡India “liberada” de la ley de Dios!

Díganos lo que piensa de este artículo

A mediados de 1800, la expansión del Imperio Británico difundió el conocimiento de varias leyes basadas en la Biblia a los pueblos de las colonias británicas en todo el mundo. Una de esas leyes declara que las relaciones homosexuales son ilegales, y las denomina como “actos contra el orden de la naturaleza”. La antigua colonia británica en la India recientemente anuló esta ley que ha estado vigente durante casi 200 años. Como informó CNN: “De los 71 países alrededor del mundo en los que las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo son ilegales, no es una casualidad, que más de la mitad sean excolonias o protectorados británicos” (12 de septiembre de 218). ¡A donde los británicos iban, intentaban traer con ellos su comprensión de la moralidad bíblica! Con el tiempo, parte de esa moralidad bíblica se ha consagrado profundamente en las leyes y prácticas sociales de la Mancomunidad de Naciones.

Sin embargo, a pesar del hecho de que las leyes contra la homosexualidad son efectivas para prevenir la propagación de enfermedades de transmisión sexual como el SIDA, la primer ministro británica Theresa May expresó su pesar por la aplicación histórica de la moralidad bíblica en Gran Bretaña. Una vez más, según CNN, la señora May dijo: “Estoy muy consciente de que estas leyes fueron implementadas por mi propio país. Estaban equivocadas entonces, y están equivocadas ahora”, lo que contradice directamente lo que la Biblia dice sobre el tema. Este es un ejemplo más de declaraciones que revelan cómo los valores bíblicos de hace mucho tiempo están siendo “desechados” por falsas libertades que traen automáticamente consecuencias negativas.

La Biblia claramente prohíbe la homosexualidad (Levítico 18:22; Romanos 1:24-29; 1 Corintios 6:9-10). La Biblia también advierte sobre las consecuencias del pecado, incluso si no entendemos que es pecado. “Sin profecía el pueblo se desenfrena; mas el que guarda la ley es bienaventurado” (Proverbios 29:18). Lamentablemente, la mente carnal (que es enemistad contra Dios y su ley - Romanos 8:7) anhela “desechar” lo que ve como “restricciones”, creyendo erróneamente que esto nos traerá la libertad. Sin embargo, el apóstol Pablo nos recuerda que el pecado realmente nos pone en “esclavitud” (Romanos 7:14). ¡La verdadera libertad, contraria a la creencia popular, en realidad proviene de obedecer las leyes de Dios! Para más información sobre este importante tema, lean o escuchen nuestro folleto gratuito Los diez mandamientos.